martes, 14 de noviembre de 2017

#ParadisePapers (los papeles de los paraísos fiscales)

Reinas, cantantes, políticos y otras personalidades encabezan una vez más la lista de personas que figuran a los "papeles de los paraísos", es decir que han usado los paraísos fiscales para no pagar o pagar menos impuestos de sus fortunas.
Ellos y principalmente las grandes empresas son las que están utilizando este mecanismo para incrementar su riqueza y sus beneficios.

Según el informe "El dinero que no se ven", de Oxfam Intermón, los últimos 15 años se ha multiplicado por cuatro la inversión hacia los paraísos fiscales. Desde el año 2008 -precisamente cuando empezó la crisis- se  ha doblado casi el flujo de dinero hacia los paraisos fiscales..
Desde este mismo año, el 2008, el impuesto sobre sociedades, el que pagan las empresas, cayó en picado y a pesar de que la recuperación económica ha recuperado los  niveles de beneficios, el impuesto sobre sociedades prácticamente no ha repuntado. ¿Os sorprende?
Evolución impuesto de sociedades

Evolución beneficios empresariales









Pero esto, ¿es importante? A todos nos parece lógico intentar pagar el mínimo de impuestos posible, ¿no? - Pues no. No es lógico.

El principal escollo para combatir la pobreza, tanto en nuestro país cómo en el mundo, es la desigualdad extrema. La herramienta principal para combatir esta lacra de la desigualdad extrema es la fiscalidad, los impuestos. Lo es porque la fiscalidad es una moneda de dos caras. Por una cara, la del gasto, si los gobiernos aseguran unos servicios mínimos (a los que muchos no tendrían acceso) se aseguran que todas las personas tienen un mínimos y no hay personas bajo el nivel de la pobreza. Por la otro cara, la de los ingresos, si los impuestos son realmente progresivos, estás limitando la capacidad de riqueza y evitando una parte las fortunas indecentes. Aplicando bien las dos caras de la moneda, podemos reducir considerablemente las desigualdades extremas en nuestra sociedad.

Nunca nos habían explicado los impuestos desde esta perspectiva y hemos nacido y vivido en una cultura de intentar pagar el mínimo o si es posible, no pagarlos. Y desde el subconsciente, nos miramos con complicidad las practicas de estas grandes empresas y personalidades que eluden pagar impuestos.

No olvidemos que esta complicidad implica que nosotros, que no nos podemos escapar, paguemos más impuestos de la cuenta, mientras las grandes empresas y personalidades acumulan una riqueza indecente. Y esto ocurre mientras los servicios básicos están viendo recortadas prestaciones y cada vez tenemos más gente sin trabajo y en riesgo de exclusión y de pobreza.
Y la explicación de esta realidad, está en las políticas fiscales, en las políticas de impuestos. En nuestro país y en el mundo, los gobiernos tienen que disponer de los ingresos mínimos para garantizar los servicios que tiene que proveer el estado. Si las empresas no pagan, si los estados permiten el fraude fiscal, y si no hay políticas sociales ni estados responsables, la desigualdad sigue creciendo.
Y si sigue creciendo, cada vez hay menos gente con una fortuna cada vez más grande y mas gente con cada vez menos capacidad, menos oportunidades y menos posibilidades de salir del círculo de la pobreza y lamentablemente mas personas en riesgo de caer en el espiral d ea pobreza si no forman parte de la élite económica..

Si, sorprendentemente, trabajar para combatir la pobreza, es luchar por una fiscalidad justa, luchar contra los paraísos fiscales y sobre todo es exigir que quienes más tiene, más paguen, en lugar de escaparse impunemente. Esto combinado con la exigencia a en nuestros gobiernos de una transparencia absoluta y de un buen uso de estos impuestos.

---------------------


QUIERES FIRMAR LA CAMPAÑA EN CONTRA LOS PARAÍSOS FISCALES?
                                                                    Lo puedes hacer AQUÍ    

Más información:
 - OXFAM INTERMÓN:


-  CADENA SER: Editorial de Iñaki Gabilondo sobre el tema y sobre el informe de Oxfam Intermón



Artículo publicado en la revista "El Portal" de Centelles num. 279 de Noviembreo del 2017










Publicar un comentario