lunes, 18 de marzo de 2019

Fiscalizar el voto de las personas con discapacidad?

Articulo publicado originariamente en el Diari Ara el 16 de Marzo: http://bit.ly/ARAvotjoan19ESP



El pasado 6 de diciembre coincidiendo con el 40 aniversario de la Constitución el BOE publicó una reforma de la ley electoral que permitía votar a las personas discapacitadas acabando así con una anomalía histórica de la democracia española. Todos los que tenemos hijos discapacitados conocemos los razonamientos absurdos y las decisiones arbitrarias de muchos jueces que durante años han intervenido para negar este derecho: se les pregunta por ejemplo cuántos senadores aporta Cataluña al Senado o si saben distinguir entre un sindicato y un partido político. ¿Y cuánta gente no votaría en España si aplicáramos este criterio a todos? Afortunadamente, y siguiendo las consignas del derecho internacional, este derecho se ha recuperado y en las próximas elecciones podrán votar más de 100.000 personas más.

Democracia plena también para los discapacitadosA las puertas de una época cargada de convocatorias electorales ya nos disponíamos a disfrutar de esta primera oportunidad, cuando nos hemos encontrado con una nueva disposición del BOE, esta vez por mandato de la Junta electoral, que nos ha dejado helados. La Junta electoral, en una disposición más ideológica que técnica, ha decidido limitar el derecho aprobado por el gobierno y fiscalizar su ejercicio, ya que, aunque admite que no se puede "evitar" que los discapacitados voten, cualquier miembro de la mesa, apoderado o interventor, podrá valorar si su voto es "consciente, libre y/o voluntario" y, si considera que no lo es, lo tendrá que hacer constar en el acta y apuntar el nombre y el DNI de la persona discapacitada. Ni apoderados ni interventores pueden tener la capacidad de decidir si un voto es consciente, libre y voluntario y muchos menos en el caso de una persona con discapacidad, porque evaluar una persona y sacar conclusiones no es algo que se pueda hacer mientras vota.

¿Alguien se imagina que al entrar a un colegio electoral tuviera que pasar el filtro de interventores o apoderados que decidieran si nuestro voto es consciente, libre o voluntario? ¿Os pasa por la cabeza? ¿Qué preguntas nos harían para determinar esta libertad, conciencia o voluntariedad? ¿Cuánta gente no podría votar en este caso? ¿Cazas de brujas de votantes? ¿Evaluarán también la capacidad de muchos abuelos y abuelas ingresados en residencias? ¿La de mucha gente que vota a partidos dispuestos a recortar incluso el derecho a voto si tienen la oportunidad? No parece aceptable, pero cuando hablamos de personas discapacitadas a menudo aceptamos cuestionarnos lo inaceptable. Como nuestras capacidades son las mayoritarias, despreciamos las suyas, y pensamos que la diferencia les inhabilita. El derecho a votar, como cualquier otro derecho humano, es inherente al hecho de ser persona y punto.

Hace unos días Arcadi Espada ponía en duda su derecho a la salud y educación públicas y ahora les aprobamos el derecho a voto para cuestionarlo inmediatamente después. ¡Basta! Pensando en mi hijo, me parece surrealista que, con la ilusión de sus primeras elecciones, alguien empiece a investigar sobre su capacidad o libertad de votar lo que quiere votar. Diariamente ya soportamos las microvulneraciones (o no tanto micro) de derechos que tienen, para que ahora también tengan que pasar un trance así en el colegio electoral. Si no se puede impedir el voto, ¿cuál es el objetivo de este dictamen? Criminalizar a las personas con discapacidad y perpetuar la idea de que cualquiera puede cuestionar su conciencia, libertad o voluntariedad.

Es muy grave. Ahora, cualquier persona, aunque no tenga ninguna formación, podrá juzgar, sembrar sospechas y decidir si el voto de mi hijo es libre, consciente y voluntario. Teniendo en cuenta que en estas elecciones habrá apoderados e interventores de partidos predispuestos a recortar derechos de los ciudadanos, ¡ni hecho a medida! Un abuso de poder contra los más vulnerables por parte de una Junta Electoral anclada en el pasado, y que sólo se entiende como venganza por una ley que no les habrá gustado.

Exigimos que la Junta electoral cambie esta disposición. No puede ser que los teóricos garantes de un proceso sean los principales sospechosos de negar los derechos del mismo proceso. Mi hijo con Síndrome de Down tiene, a estas alturas, más claro a quién quiere votar que sus hermanos. Si esto no se cambia, tendremos que entender que no estamos en un estado de derecho, sino a un estado que otorga a cualquier el poder de interpretar el derecho de un tercero, sobre todo si éste pertenece a un colectivo vulnerable.



PD. Se abrió una campaña de firmas para que derogasen el decreto y el 21 de Marzo la Junta Electoral Central RECTIFICÓ, publicando un nuevo redactado el BOE. A pesar del éxito de la rectificación, no habrá normalidad hasta que no haya que matizar los derechos de según quien, porque entonces sí que serán realmente iguales a los demás.

Más información:

sábado, 9 de marzo de 2019

Municipales

Escuchamos Salvini decir animaladas de los refugiados, vemos a Trump dispuesto a hacer lo que sea y como sea para construir un muro reflejo de sus muros interiores, escuchamos un Viktor Orban inhumano y racista, vemos como un partido se carga la lucha por la igualdad de género, y todas estas realidades son consecuencia de unas elecciones y justo a las puertas de un goteo de elecciones en pocos meses.
Y sudamos solo de pensarlo porque ya sabemos de qué va todo esto.

Pero centrémonos en las elecciones en nuestros pueblos. A este nivel afortunadamente no hay presupuesto para construir falsas noticias ("fake news"), ni asesores de imagen, ni habría apelar al miedo ni a los instintos más primarios y animales que tenemos. Las elecciones en un pueblo pueden ser más limpias y no debería preocuparnos el voto útil, el tactismo global o el ganar o perder.

Porque, lo que necesita un pueblo es hacer de su espacio geográfico, un espacio donde podamos ser felices. Y serlo, sin hacer infeliz a nadie fuera.
Necesitamos que las personas que lleguen, se sientan acogidas y como en casa,
Necesitamos que las personas tengan unos ingresos mínimos que no los hagan sufrir hambre ni frío,
Necesitamos que las personas se sientan útiles porque cada cual esta aportando en aquello en lo que es bueno,
Necesitamos que las personas no se aprovechen de su condiciónes privilegiadas y al final del periodo seamos algo menos desiguales y eso nos haga felices,
Necesitamos seguir haciendo cultura, teatro, música, lectura, arte y podamos seguir hablando nuestra lengua y a ser posible, saber un poco más de cualquier otra,
Necesitamos poder aprender desde la mas tierna infancia hasta la senectud,
Necesitamos poder crecer con salud y también interiormente,
Necesitamos respetar la naturaleza y promover la justicia climática,
y necesitamos encontrar los equilibrios en las decisiones.

Y para hacer eso, tenemos que encontrar y votar en cada pueblo o ciudad a aquellas personas especiales, que nos ayuden a participar, a decidir, a encontrar los caminos. No necesitamos doctores que decidan por nosotros, ni economistas que decidan solos donde invertir nuestro dinero. Y afortunadamente estas personas existen en todos los pueblos, y hay mas de una.
Las elecciones no deberían ser un torneo de ideas donde ganan sólo las de uno, porque nadie tiene la verdad.

Necesitamos mujeres y hombres, buenos y sabios, que escuchen. Con capacidad de discernimiento. Que no entren aquí para ganar o perder sino para servir. Que escuchen más que expliquen y que aprendan más que enseñen. Gente comprometida que se sienta unida a personas en todo el mundo que hacen pasos adelante en su compromiso. Aquí es difícil, allí se juegan la vida. Sólo en Sudamérica mas de 200 personas que han dado un paso adelante han septiembre asesinadas en 2018

Hacen falta personas con espíritu de servicio. Espíritu de servicio a escala de pueblo. Y construir con ello lo que un pueblo debe ser: una casa de casas donde cada uno tiene la suya pero reconoce la de todos.

Sólo si aprendemos a hacer bien esto a escala de pueblo, lo sabremos hacer bien después a escala de país.



Artículo publicado en la revista "El Portal" de Centelles num. 295 de Marzo del 2019

martes, 26 de febrero de 2019

Techos de cristal

En España el 20% más pobre abandona la escuela 41 veces más que en el 20% más rico. Mientras el 70% de hijos de universitarios, serán universitarios, la mitad de los hijos de padres que han estudiado sólo la ESO, sólo llegarán a la ESO. La probabilidad de cambiar esto es 10 veces superior en Alemania y 23 veces en Francia.

Estas cifras son una consecuencia invisible de la crisis. Antes de la crisis, estos números no eran tan escandalosos y las personas, con esfuerzo, podían romper el techo de cristal actual.

La crisis ha precarizado muchas familias y de eso todo el mundo conoce algún caso. También sabemos que en el mundo hay un nuevo mil-millonario cada dos días. Estos mil-millonarios ganan cada día 2.500 millones de dólares. La mitad de la población mundial sobrevive con menos de 5,50 $ al día (un máximo de 160 € al mes). Las 26 personas más ricas del mundo tienen la misma fortuna que los 3800 millones de personas más pobres del planeta (la mitad de la población).

Y en este punto, nos estalla el cerebro y pensamos que tenemos que cambiar esto de una vez por todas. Hay que cambiar la desigualdad económica, la desigualdad de poder, a la desigualdad de derechos y no olvidarnos de combatir la desigualdad invisible, la desigualdad de oportunidades. Mientras los efectos son visibles, aunque sea difícil, es posible abordarlos. Cuando están escondidos y como el caso que citaba al empezar, son invisibles, se perpetúan.

Son datos para reflexionar y sobre todo para no conformarse con la situación actual, porque es absolutamente injusta en lo que es visible y terriblemente inhumana en lo que es invisible.

El mismo estudio de Oxfam Intermón nos dice que el acceso a una educación y una sanidad pública de calidad, es un factor de reducción de desigualdad. La crisis, la falta de recursos y el mito de la eficiencia de la privatización están desguazando el sistema. Lo llaman estado del bienestar pero de hecho, es un estado de derechos y hay que defenderlo. Estamos defendiendo derechos fundamentales, no privilegios. Defendemos derechos y al mismo tiempo mecanismos que luchan contra la desigualdad. La visible y la invisible, la de oportunidades.

Dejemos que sea el esfuerzo y no el apellido lo que nos permita tener una vida mejor. O mejor dicho, evitamos que con según qué linaje, te esfuerces lo que te esfuerces, tengas el paso cerrado a un futuro mejor.


Más información:

Artículo publicado en la revista "El Portal" de Centelles num. 294 de Febrero del 2019

jueves, 24 de enero de 2019

Estado de bienestar o estado de derechos

En 2012, en el informe "La trampa de la Austeridad" elaborado por Oxfam Intermón, se comparaba la crisis que se estaba iniciando en occidente con las llamadas “políticas de ajuste estructural” que sufrieron Sudamérica, África o Asia en los años 80. Entonces decíamos que tenía unas similitudes más que sospechosas. Y que las consecuencias probablemente también lo serían.
Anticipábamos que la desigualdad tras la crisis sería mucho mayor, que en Europa habría entre 15 y 25 millones de personas pobres más que entonces, y que Europa necesitaría entre 20 y 30 años para recuperarse como ya había sucedido en las regiones y países del Sur.
El último informe que presenta la organización Oxfam Intermón en enero, justo antes de la cumbre de Davos de este año, "Bienestar público o Beneficio privado?" confirma que pasados 10 años del inicio de la crisis, los resultados han sido los que se anunciaban, a pesar de las duras críticas por alarmismo que en ese momento hacían algunos al informe.
En España, por ejemplo, ahora sabemos que la crisis supuso un descenso importante del porcentaje de riqueza en manos del 50% más pobre (4 puntos porcentuales) y un incremento considerable en el 10% más rico (8 puntos porcentuales). La bajada de unos y el incremento de los demás incrementa la brecha entre ricos y pobres. Y podemos tardar hasta 10 años más a recuperar la situación de desigualdad previa que había antes de la crisis.
El informe anticipa que una de las medidas más eficaces que tenemos a estas alturas para revertir la situación son tener unos servicios públicos de calidad. Una educación y una sanidad pública y gratuita, acompañada de otras políticas públicas de atención a las personas. Lo que hemos denominado el estado del bienestar (y que deberíamos llamarlo del estado de los derechos), es una herramienta muy potente para conseguir que todo el mundo, con independencia del nivel económico, tenga oportunidades.
La privatización, o la concertación en el ámbito global han resultado excluyentes para los más pobres según el informe y por tanto han incrementado la desigualdad. Las inercias del “mantra” que nos han vendido de que lo “privado” funciona mejor, son más fuertes que las voluntades de los políticos para combatirlas. La lucha contra el desguace del estado del bienestar no es una lucha por el confort de unos cuantos, ni por un privilegio, ni por un lujo, es la lucha por un derecho y por un modelo que debe permitir aquí y en todo, reducir las desigualdades.
Y en combatir la desigualdad, sí hay consenso. Incluso los poderes económicos afirman que los actuales niveles de desigualdad son malos para todos. Davos, lo ha venido reiterando los últimos años. Son malos para todos, no favorecen la economía, ni la recuperación y corroe nuestras sociedades añadimos nosotros. Davos, lo ha venido reiterando los últimos años.
Por eso se necesitan estados decididos, políticos que lo tengan claro y haciendas que lo hagan posible. Y por eso, la progresividad fiscal y la lucha contra el fraude son vitales. Entre los meses de marzo de 2017 y 2018, los milmillonarios del mundo ganaron cada día 2.500 millones de dólares cada día. El 1% de la riqueza de la persona más rica del mundo del mundo es el equivalente a todo el presupuesto de sanidad de un país de 105 millones de personas como Etiopía. Un impuesto de sólo 0,5% adicional sobre la riqueza del 1% más rico, permitiría abordar la educación de 262 millones de niños que todavía no tienen acceso a la escuela.
Son 4 cifras que esbozan las magnitudes y nos permiten entender que las soluciones necesitan voluntad política. Hoy por hoy, los más ricos son los que están dictando esta voluntad y sólo una decidida y firme acción política puede revertir la situación. Habrá que ver si entre tanta turbulencia política somos capaces de no olvidar a nadie. Y para hacerlo hay que incorporar este eje transversal, indicadores para medir la desigualdad en todos los niveles, acciones específicas y asegurarnos de que la estamos reduciendo.
Si no lo hacemos, estamos dinamitando los cimientos de la justicia, de la ética y de la convivencia. Y también los de la economía, sí.

Articulo publicado en Cataluña Plural el 22 de enero dels 2019

martes, 22 de enero de 2019

Sucesión, un impuesto invisible.



El impuesto de sucesiones ha capitalizado recientemente una parte del debate político. Se ha discutido si era demasiado o demasiado poco, si comparativamente es injusto que en Cataluña se pague más que en otras zonas de España o si había que suprimirlo para heredar bienes o dinero sin gastos. Todo con el debate de fondo de si la herencia tiene sentido éticamente o no, debido a que heredar significa recibir unos bienes y dinero -por el solo hecho de ser familiar- fruto del trabajo de terceras personas.

Y mientras estos ingredientes alimentan el debate, el último informe de Oxfam Intermón nos demuestra que el verdadero impuesto de sucesiones es altísimo, invisible e implacable. El verdadero impuesto de sucesiones no afecta a la vivienda, al patrimonio o la tierra. El verdadero impuesto de sucesiones es que mayoritariamente heredamos las mismas oportunidades que han tenido nuestros padres. Esto se agrava especialmente ahora, después de la crisis. Y esta herencia no está grabada económicamente, pero marca con tinta invisible las cartas del futuro de cada uno.

En España la mitad de los hijos de padres sin la educación secundaria postobligatoria repetirán la formación de sus padres. Esta probabilidad es 10 veces superior que en Alemania o 23 veces superior que en Francia. En cambio, el 70% de hijos de universitarios serán universitarios. El abandono escolar es 41 veces superior en el 20% más pobre que en el 20% más rico. Y a los del 20% más pobre que después de este cribado consigan finalmente un título, no los abandonará la herencia. Mientras los más ricos tendrán más oportunidades y eso les permitirá conseguir un empleo más fácilmente, al resto les permitirá sólo conseguir el título. Un título que en muchos casos sólo les dará el acceso a un trabajo de poco valor añadido. Eso sí, con una sobre cualificación impresionante. Cada vez más, el futuro de cada uno depende más de donde nace que de su talento o esfuerzo.

Esta sobre cualificación, dicho de paso, facilitará empujar a quienes antes ocupaban este trabajo al paro, con muy pocas posibilidades de conseguir otro empleo.

Todo esto es lo que el informe "Desigualdad 0 - Igualdad de oportunidades 1" de Oxfam Intermón nos presenta y sustenta en datos, a las puertas de la cumbre de Davos.

A esto hay que añadir que tanto a escala española como a escala global sigue creciendo la brecha entre pobres y ricos. La crisis en nuestro supuso un descenso importante del porcentaje de riqueza en manos del 50% más pobre (4 puntos porcentuales) y un incremento considerable en el 10% más rico (8 puntos porcentuales). Por otra parte, la recuperación no ha hecho variar prácticamente el porcentaje en el 50% más pobre y, por tanto, el índice de inequidad se ha incrementado mucho en este periodo.

Para redondear los datos, en la misma ciudad de Barcelona el barrio donde nazcas marca también la esperanza de vida con diferencias que pueden llegar hasta 11 años.

Cada vez hay más consenso que esta desigualdad no favorece ni la economía ni la recuperación y corroe nuestras sociedades. Pero los gobiernos no se ponen suficientemente las pilas para combatir la desigualdad. Y este punto es más problemático que el hecho de que crezca la desigualdad, porque las soluciones reales al problema están a este nivel.

Los factores correctores que a escala mundial están permitiendo luchar más contra la desigualdad son unos servicios públicos de calidad, lo que llaman el estado del bienestar y quizás deberíamos decir el estado de los derechos. Y a pesar de que esto es una evidencia, las inercias hacia la privatización de estos servicios son más fuertes que las voluntades de fortalecer los servicios públicos. Y para fortalecer estos servicios públicos necesitamos gobiernos decididos y responsables. Y unos impuestos que lo permitan. Impuestos progresivos más altos sobre las personas y las empresas más ricas, además de una lucha intensa contra el fraude fiscal. Si no tenemos impuestos progresivos y transparentes, los impuestos invisibles pasan siempre factura. Y la pasan siempre sobre los que tienen menos.

En las próximas elecciones habrá que ver qué partidos son capaces de poner esto en la primera página de su programa. Y será bueno, sobre todo, que cada uno de nosotros lo miremos y lo exijamos.

Belenes

Estas fechas de Navidad, comidas aparte, siguen caracterizándose también por tradiciones y manifestaciones de cultura popular como los belenes.

Son elementos vivos que han trascendido al primer belén que hizo San Francisco de Asís en Greccio en 1223. Era un belén viviente y hoy se conserva esta tradición en muchos pueblos y ciudades. Sus naturales sucesores son los belenes de figuras sencillas que hay en la mayoría de hogares. En las ferias de Santa Llucía se encuentra todo lo necesario para hacer un belén: figuras, corcho, musgo y todo tipo de material para terminarlo.

Los belenes tienen algunas variantes de auténtica pasión por parte especialmente de las asociaciones de belenistas y de personas para las cuales, cada año el belén es un reto. Desde los dioramas a belenes impresionantes llenos de trabajo y detalles o belenes de forja en lo alto de una colina, son algunas de sus variantes más trabajadas.

Hace unos años trabajando en el "Chaco" Boliviano, me pidieron ir a visitar a un niño que acababa de nacer aquella noche. En medio de la nada, una cabaña de madera y barro y, en el suelo, dentro un receptáculo de madera para guardar comida, había un recién nacido. Tenía el cordón umbilical atado con una lana de color azul que procedía sin duda del jersey deshilachado del padre. La madre, cansada, yacía dentro la casa.
La escena, de belén, me hizo pensar en la fragilidad absoluta de un nacimiento hecho en condiciones de vulnerabilidad y me llevó a pensar cómo sería un belén hoy en día. Aquello era una viva imagen de un belén.


Desde entonces he intentado imaginarme los belenes de hoy en día. Por eso desde hace años que en casa, Jesús nace en un campo de refugiados, a un desahucio, a una valla fronteriza, hijo de unos manteros o en la habitación de la limpieza de un hotel.
No soy el único, los belenes sociales proliferan y puede encontrar belenes ambientados en un cajero, a una celda de prisión o un hall del metro.

De cualquier tradición o símbolo, podemos generar reflexión y recuperar el sentido auténtico. Ya sea de la Navidad o de cualquier otra cosa. Y implicar a los más pequeños.
Y hablando de los pequeños, pensando con los Reyes de Oriente y su sentido auténtico de personas venidas de todo el mundo, dejadme pedir que el próximo año nuestra cabalgata tenga un #BaltasarDeVerdad como pide la campaña.


Más información:

2
018  -  Jesús nace hijo de una kelly en el cuarto de limpieza de un hotel de lujo
2016  -  Jesús nace en la valla de México
2015  -  Jesús nace en el Valle del Bekaa en Líbano
2014  -  Jesús nace en la valla de Melilla
2013  -  Jesús nace en un acaparamiento de tierras
2012  -  Jesús nace en un desahucio de la PAH
2011  -  Jesús nace entre los acampados indignados de Pl. Cataluña
2010  -  Jesús nace al llegar a la playa con una patera
2009  -  Jesús nace en un campo de refugiados

Artículo publicado en la revista "El Portal" de Centelles num. 293 de Enero del 2019

domingo, 6 de enero de 2019

Los 8 artículos más leídos del 2018 (en este blog)

Cerrar el año siempre es momento para hacer balance. Echando un vistazo a lo que habéis encontrado en este blog durante el 2017 comprobareis que hay 20 entradas, casi dos por mes. De estas 20 entradas, una cuarta parte son sobre migraciones, otra cuarta parte son sobre cooperación, y una quinta parte sobre activismo. El resto, es de temas diversos entre los que está el texto del funeral de mi padre y el Belén de cada año.

Los 8 más leídos entre catalán y el castellano han sido estos:

1. Navidad 2018: Mi visión de esta Navidad
El #BelénPlaymobyl acaba siendo siempre el artículo más leído y el vídeo que le acompaña también tiene mucho éxito. Es un ejercicio de imaginación que consiste en pensar dónde podría haber nacido Jesús si lo hubiera hecho este 2018. Este año es el #PlaymobilKelly porque imagino que Jesús nace en el cuarto de la limpieza de un gran hotel mientras su madre trabajaba en condiciones poco dignas. Si no la has visto ni leído, seguro que te gustará como les ha gustado a las propias Kellys que lo han visto.

2. Casaldàliga? Sí, gracias.
Casaldàliga es siempre un referente, pero el artículo no habla muy bien de él sino de la importancia que dan a las noticias en función de si nos parecen buenas o no, escandalosas o no o ya menudo independientemente de que comprobamos su veracidad. Este año desde Oxfam Intermón hemos sido foco de una de estas noticias escandalosas y lo comento también al artículo.


3. Sin postres.
Los temas de migraciones como os decía han sido los que más artículos he escrito. Este, está relacionado, pero tiene  que ver con una enseñanza que nos hacía uno de estos refugiados. Es una reflexión sobre la alimentación, como nos alimentamos y en que la hemos convertido. Este es un artículo que puede generar polémica


4. ¿Podemos realmente tener esperanza?
La verdad es que el título, con todo lo que tenemos encima puede resultar poco atractivo y creíble. Precisamente por eso, es necesario pensar si en esta situación realmente podemos o no tener esperanza, poniendo los pies en el suelo. El artículo es el fruto personal de escuchar el testimonio de 7 u 8 personas que este inicio de curso han hablado de ello a un curso. Y este es una entrada que tiene mucha relación con esta otra de "Luchas expres? No existen"


5. Con sentido del humor.
Esta es una entrada que aprecio especialmente. Se basa en una anécdota que me ocurrió hace tiempo. Una activista peruana que me explicó la necesidad de luchar pero que había que hacerlo con buen humor. Léalo !, le gusten


6. Migraciones. Cuatro datos y una idea.
La llegada del barco Aquarius con refugiados levantó muchas complicidades pero también muchos falsos rumores y bulos. El artículo da gráficamente datos que ayudan a desmontarlos


7. Defender a quien defiende.
Este artículo explica un día compartido junto a Helena Maleno en Tánger. Y no era un día cualquiera, era el día previo a su citación en el juzgado por la causa que las cloacas del estado español han instado contra ella a Marruecos.



8. Desde el 15M hasta Lavapies.
La muerte de un mantero en Madrid, levantó ampollas especialmente por unas imágenes de violencia gratuita y desproporcionada de la policía hacia una persona negra. Una reflexión sobre el uso de la violencia de la policía que se suma a las del 1º de Octubre o del 15M. Nuestras quejas vienen de lejos.