martes, 14 de noviembre de 2017

#ParadisePapers (los papeles de los paraísos fiscales)

Reinas, cantantes, políticos y otras personalidades encabezan una vez más la lista de personas que figuran a los "papeles de los paraísos", es decir que han usado los paraísos fiscales para no pagar o pagar menos impuestos de sus fortunas.
Ellos y principalmente las grandes empresas son las que están utilizando este mecanismo para incrementar su riqueza y sus beneficios.

Según el informe "El dinero que no se ven", de Oxfam Intermón, los últimos 15 años se ha multiplicado por cuatro la inversión hacia los paraísos fiscales. Desde el año 2008 -precisamente cuando empezó la crisis- se  ha doblado casi el flujo de dinero hacia los paraisos fiscales..
Desde este mismo año, el 2008, el impuesto sobre sociedades, el que pagan las empresas, cayó en picado y a pesar de que la recuperación económica ha recuperado los  niveles de beneficios, el impuesto sobre sociedades prácticamente no ha repuntado. ¿Os sorprende?
Evolución impuesto de sociedades

Evolución beneficios empresariales









Pero esto, ¿es importante? A todos nos parece lógico intentar pagar el mínimo de impuestos posible, ¿no? - Pues no. No es lógico.

El principal escollo para combatir la pobreza, tanto en nuestro país cómo en el mundo, es la desigualdad extrema. La herramienta principal para combatir esta lacra de la desigualdad extrema es la fiscalidad, los impuestos. Lo es porque la fiscalidad es una moneda de dos caras. Por una cara, la del gasto, si los gobiernos aseguran unos servicios mínimos (a los que muchos no tendrían acceso) se aseguran que todas las personas tienen un mínimos y no hay personas bajo el nivel de la pobreza. Por la otro cara, la de los ingresos, si los impuestos son realmente progresivos, estás limitando la capacidad de riqueza y evitando una parte las fortunas indecentes. Aplicando bien las dos caras de la moneda, podemos reducir considerablemente las desigualdades extremas en nuestra sociedad.

Nunca nos habían explicado los impuestos desde esta perspectiva y hemos nacido y vivido en una cultura de intentar pagar el mínimo o si es posible, no pagarlos. Y desde el subconsciente, nos miramos con complicidad las practicas de estas grandes empresas y personalidades que eluden pagar impuestos.

No olvidemos que esta complicidad implica que nosotros, que no nos podemos escapar, paguemos más impuestos de la cuenta, mientras las grandes empresas y personalidades acumulan una riqueza indecente. Y esto ocurre mientras los servicios básicos están viendo recortadas prestaciones y cada vez tenemos más gente sin trabajo y en riesgo de exclusión y de pobreza.
Y la explicación de esta realidad, está en las políticas fiscales, en las políticas de impuestos. En nuestro país y en el mundo, los gobiernos tienen que disponer de los ingresos mínimos para garantizar los servicios que tiene que proveer el estado. Si las empresas no pagan, si los estados permiten el fraude fiscal, y si no hay políticas sociales ni estados responsables, la desigualdad sigue creciendo.
Y si sigue creciendo, cada vez hay menos gente con una fortuna cada vez más grande y mas gente con cada vez menos capacidad, menos oportunidades y menos posibilidades de salir del círculo de la pobreza y lamentablemente mas personas en riesgo de caer en el espiral d ea pobreza si no forman parte de la élite económica..

Si, sorprendentemente, trabajar para combatir la pobreza, es luchar por una fiscalidad justa, luchar contra los paraísos fiscales y sobre todo es exigir que quienes más tiene, más paguen, en lugar de escaparse impunemente. Esto combinado con la exigencia a en nuestros gobiernos de una transparencia absoluta y de un buen uso de estos impuestos.

---------------------


QUIERES FIRMAR LA CAMPAÑA EN CONTRA LOS PARAÍSOS FISCALES?
                                                                    Lo puedes hacer AQUÍ    

Más información:
 - OXFAM INTERMÓN:


-  CADENA SER: Editorial de Iñaki Gabilondo sobre el tema y sobre el informe de Oxfam Intermón



Artículo publicado en la revista "El Portal" de Centelles num. 279 de Noviembreo del 2017










domingo, 22 de octubre de 2017

¿Donde estais?

Se ha acabado el plazo de acogida de refugiados.

- En Europa han llegado lo dos últimos  años, 1.500.000 personas huyendo de un conflicto en sus países.

  • Esto representa un 0,3% de la  población europea. Para hacernos una idea de magnitudes, en el Líbano, un solo país y con pocos recursos,  han llegado un 1 millón y representan un 20% de su población.


- El compromiso europeo de acogida acordado es de 98.255 personas

  • La convención de Ginebra dice que cualquier persona tiene derecho a pedir asilo en un tercer país y que cualquier persona tiene derecho a que se haga un estudio individual de su caso. ¡Cualquier persona!. No la parte que nos parezca o nos interese.


- La media de cumplimiento del compromiso europeo de acogida (98.255 personas) es de  un 38%. España, muy por debajo, ha acogido solo un 11% de los refugiados a los que se había comprometido

  • El Gobierno de España ni cumple la ley ni cumple sus compromisos.


- Se ha acabado el plazo de acogida. Europa ha reubicado a un 1,85% de las personas que llegaron.

  • Europa tiene un sistema burocrático de funcionar por el cual, acabado el plazo, el compromiso queda sin efecto. España y el resto de países europeos quedan liberados de cualquier compromiso ni sanción, pasada la fecha del plazo (26 de setiembre del 2017). 

Y todas estas personas siguen sufriendo en algún lugar o muriendo en el mediterráneo.

Y esta realidad,

  •  legalmente hablado es una ilegalidad.
  •  políticamente hablando, un fraude.
  •  humanamente hablando, un crimen.
  •  éticamente hablando la pérdida de la dignidad.


afortunadamente hay personas y entidades que mucho antes que llegaran a Europa, ya trabajaba con los refugiados en todo el mundo y que después del plazo, seguirán trabajando con los refugiados y las causas que generan su éxodo, en todo el mundo

Los problemas que se generan durante años,-a veces durante siglos-, no es solucionas con unos meses. No nos desanimamos. Continuamos.

No dejéis solos a los que seguirán movilizándose, trabajando, apoyando y dando asistencia a los 22.300.000 de personas refugiadas en todo el mundo, que han tenido que dejar su casa debido a una guerra.


Artículo publicado en la revista "El Portal" de Centelles num. 278 de Octubre del 2017








Más información:
  • Vídeo de la campaña #OrgulloDeIncumplir de varias entidades españolas.
  • Resumen de cifras de acogida y situación comparativa de l'España con el resto de Europa Europa (actualizado a 26 de setiembre, fin del plazo de acogida)


     

















martes, 26 de septiembre de 2017

Incumplen, pero seguimos



Hace 214 días, coincidiendo con la manifestación de multitudinaria de Casa Nostra Casa Vostra en Barcelona, nació el contador de #VenidYa. Con medio millón de personas en la calle, con una de las movilizaciones solidarias más grande de la ciudadanía, empezábamos el camino convencidos que con el empuje de muchas personas e instituciones lo conseguiríamos. Hemos encontrado complicidades en muchísimas personas, gobiernos, ayuntamientos. Y esto nos dio esperanza.

Desde entonces cada día hemos estado en las redes diciendo cuántos días y personas faltaban por llegar. 360 entidades adheridas, millones de visualizaciones del contador, periódicos ayuntamientos, radios, televisiones, etc. han mantenido la llama del contador todos estos 218 días. Hasta hacernos pesados, lo sabemos, pero era la única manera de no olvidarlo.

Y ha llegado el día, el 26 de septiembre. Y el 88% del compromiso se ha incumplido. 15.354 personas que tenían una débil esperanza conservada entre luchas, huidas, humillaciones, engaños, violencia y desprecio, ven como la llama se apaga.

Mañana los estados europeos no tendrán ninguna obligación de acoger a nadie más. Ninguna sanción. Ningún compromiso. El plazo ha caducado y el compromiso desaparecerá como el vestido de la cenicienta. Sí, los acuerdos europeos son así de perversos. Mientras están en vigor no los puedes denunciar porque todavía los pueden cumplir. Cuando se acaban no los puedes denunciar porque han caducado.

Se han creado movimientos sociales solo para el tema, se ha presionado a políticos y dirigentes, manifestaciones, complicidades de medios, partidos y gobierno autónomos, denuncias a la comisión europea, campañas conjuntas como #VenidYa y #OrgulloDeIncumplir , etc. y nada parece haber sido suficiente para cambiar esta realidad, porque el plazo ha vencido.

 No sé si los dirigentes europeos, el Sr. Rajoy, el Sr. Zoido i el Sr. Fernandez Diaz hoy dormirán tranquilos porque se han sacado un peso de encima. O si mirándose al espejo serán conscientes del mal que han hecho, no ejerciendo su responsabilidad. Hoy han hecho el mundo un poco peor. No es un buen balance para ir a dormir tranquilo saber que has hecho el mundo peor.


La presión, aparentemente sólo ha servido para que en estos 214 días hayan llegado de media algo más del doble de personas que en el periodo anterior. El doble es mucho, pero el total de personas llegadas, 1983 es muy poco.


Es un 88% de incumplimiento. Las legalidades para el gobierno de España son relativas. Sólo son intransigentes con la legalidad cuando sopla a favor del que piensan, no cuando sopla a favor de las personas y la justicia.

Y 17.337 son solo un grano de arena en los 22,7 millones de personas huyendo de conflictos en todo el mundo. Y ni siquiera hemos podido ser coherentes con el minúsculo grano de arena, con el que el gobierno se había comprometido.

A pesar de que numéricamente es un fracaso, hay que poner las cosas en su lugar. Antes de la llegada de refugiados en Europa, muchas entidades ya estábamos trabajando con refugiados. Aquí y allí. Después del fraude del compromiso europeo en general y del español de una manera destacada, seguiremos trabajando por los que no han venido y por todas las personas refugiadas que tenemos en el planeta. Y por las que ya tenemos en casa, donde hay que mejorar mucho la acogida. La lucha ni empezó aquí, ni acaba hoy.

Y a pesar de que hoy se cumpla el plazo con un 88% de incumplimiento, e todos los pueblos y ciudades de nuestra geografía hemos levantado el tema, las asambleas de Stop Madre Mortum, Bienvenidos Refugiados y otros movimientos sociales, siguen llenas de gente y actividad, el barco racista no ha podido atracar en ningún puerto catalán, sigue habiendo barcos salvando vidas en el mediterráneo y todos somos más conscientes de una realidad que no teníamos suficientemente presente.

El papel de la sociedad catalana ha sido una sociedad ejemplar. No lo suficiente para cambiar la actitud de este gobierno español y de la UE, pero ejemplar. Y toda Europa lo sabe y lo envidia.
Los problemas que se han gestado durante años, no se pueden resolver en unos meses. Es más, para resolverlos siempre hemos dicho que aparte de la acogida hay que trabajar por las causas que los originan. La sociedad catalana después de una etapa cerrada en sus problemas ha vuelto a mirar afuera y a responder. Y somos una sociedad más madura, más formada y más preparada para seguir luchando.

Hay millones de personas en algún lugar del mundo, desesperadas, la lucha de las cuales no nos permite que nos rindamos. La dignidad de mucha gente y la dignidad propia es un mismo concepto y una misma cosa mucho más entrelazada de lo que pensamos.

La lucha por un mundo mejor esta sobre todo llena de personas que no se plantean la vida de ninguna otra manera que no sea con coherencia.

Muchas gracias a los que, dentro todas vuestras luchas por la dignidad de alguien, habéis destinado un espacio a la dignidad de las personas refugiadas. Y especialmente muchas gracias a los que seguiréis luchando

Y un abrazo a todos aquellos que en algún rincón de Europa esperan un espacio de refugio y acogida. Seguiremos trabajando para que lo encontráis.

Más información:
  • Vídeo de la campaña #OrgulloDeIncumplir de varias entidades españolas.


  • Resumen de cifras de acogida y situación comparativa de l'España con el resto de Europa Europa


     















sábado, 9 de septiembre de 2017

¿Victimas del terrorismo?

Este de agosto nos ha trastornado el eje Barcelona-Cambrils. Ha sido el foco mediático de la información en los medios y en las redes. Después de Londres, París, Bruselas, Niza, Estocolmo y Berlín, le ha tocado en Cataluña. En dos años han perdido la vida en Europa en atentados, 266 personas. Una barbaridad de muertes gratuitas. El terrorismo es una lacra. La respuesta y la solidaridad de la ciudadanía ha sido ejemplar. Las redes se han teñido de luto y de apoyo a las víctimas. Las televisiones y las radios han desplazado equipos a cubrir los atentados y hemos seguido, segundo a segundo, la evolución de los hechos y la persecución de los responsables. Estamos ante un problema muy grave y algunas voces han dicho que Europa es el objetivo del terrorismo mundial y que se trata de una ofensiva del islam hacia el cristianismo o los valores de la vieja Europa. Toda esta atención ha generado miedo.
En España es 100 veces más probable que muramos de un
accidente de tráfico que de un ataque terrorista.
Y a pesar de todo nos da más miedo el ataque terrorista

Pero si abrimos el foco (siempre hay que hacerlo) y miramos datos globales veremos que en el 2015, el terrorismo mató en todo el mundo a 29.376 personas.

- Nos sorprende porque comparativamente a las 266 de Europa en dos años, 29.376 en un año son muchas y porque del resto de atentados casi ni  hemos oido hablar.

- Nos sorprende porque no hay ningún estado europeo entre los 20 países donde más personas han muerto.

- Nos sorprende porque 24.642 de las víctimas, el 83,9% del total, corresponden a 10 países. 10 países musulmanes.

- Nos sorprende porque no podremos decir ni que nuestros países están especialmente castigados ni hablar contra Islam porque la inmensa mayoría de víctimas en el mundo son musulmanas.

Nos miramos el mundo por el ojo de la cerradura, y pensamos que lo que vemos es todo lo que hay. La información que nos llega es sólo la del  ojo de nuestra cerradura. Y el mundo es mucho más grande.

Quizás conocíamos alguien de los afectados en Cataluña, pero son tan lejanas las víctimas otras capitales europeas como lo son las de Nigeriano, Libia o Chad. Nos une con todas ellas el mismo: la humanidad.

Luchamos contra el terrorismo y la violencia. Luchamos contra todo el que atenta gratuitamente contra vidas humanas. Contra todas las vidas humanas. Porque no hay vidas de primera y de segunda, sólo hay vidas y personas.



Artículo publicado en la revista "El Portal" de Centelles num. 277 de Septiembre del 2017

miércoles, 30 de agosto de 2017

Más allá del luto.



Articulo publicado originariamente en El Punt Avui del dia 30 de Agosto en catalan y en el blog Pobreza Cero de la Coordinadora Española de ONGD en castellano



Era muy difícil hacer una manifestación unitaria (contra el terrorismo) en una sociedad compleja y tensionada por muchos factores. Tensionada por el proceso independentista y todas sus derivadas como por ejemplo la tensión entre policías diversas, tensionada por los intereses de la prensa y de los partidos políticos y tensionada por la realidad social. Considerando todas las tensiones y las diferentes lecturas interesadas y sesgadas que se  han hecho, desde la sociedad civil hay que considerar un auténtico éxito la manifestación de sábado.

La manifestación ciertamente tuvo un punto de indisciplina en relación con los rituales colectivos anteriores. Lamentablemente nos hemos acostumbrado tanto a los atentados que reproducimos mimeticamente la gestión policial, periodística y emocional que hacemos, como reproduciomos las franquicias de grandes empresas al centro de todas las grandes ciudades. No hay que hacer nada para demostrar que estamos en contra del terrorismo. Es evidente que aquí existe un del 99,9%. Las velas, las flores, los peluches, los carteles som más útiles para dar salida a la necesidad interna de expresar lo que sentimos y hacer el luto particular, que necesarios para condenar los hechos. Por eso en la manifestación la ciudadanía ha querido ir más allá de expresar este luto y apuntar responsabilidades y pedir cambios de políticas y de actitudes.

No es esto el que han transmitido los medios. Todos los análisis han focalizado la mirada en una sola tensión: la nacional. Y a pesar de que esta no se puede negar, más que banderas de uno u otro color,  había carteles, gente vestida de azul con mensajes y gestos que no provenían ni de los sectores constitucionalistas ni de los independentistas, sino del sector social. De cerca de 200 entidades de las cuales, la gran mayoría eran gente de base comprometida desde hace años con la paz, la cooperación, la defensa de los derechos humanos y con el "No a la guerra".  De mucha gente diversa que es consciente que es imprescindible ir más allá de la condena unánime a Estado Islámico y al fanatismo que promueven e inspiran. De mucha gente que hace análisis en clave global desde hace años y que sabe que el terrorismo no es un fenómeno ajeno a las políticas exteriores y comerciales de los países ricos. De nuestros países.

Era una manifestación de pésame, pero precisamente por respeto real y no ritual a los muertos de las Ramblas y a todos los demás que ha habido en todo el mundo, la ciudadanía ha ido más allá de lo que los políticos, y parece que muchos periodistas, querían. Mucha gente vivió una manifestación y al llegar a casa  descubrió otra. La lucha de banderas no tocaba. Entre otras cosas porque ha invisibilizado o ha permitido malinterpretar las demandas de la mayoría de ir más allá de la condena exigiendo políticas y actitudes diferentes.

Las demandas eran ampliamente compartidas y eran básicamente cuatro: dar un mensaje contundente contra la islamofòbia, denunciar las relaciones políticas y comerciales con países como por ejemplo el Arabia Saudí, mostrarnos contrarios a todas las políticas de seguridad en un ámbito interno o internacional que aumenten la espiral de violencia, y reconfirmar nuestro compromiso con las personas refugiadas.

La gente que vestia de azul queremos apoyar a todos los musulmanes y musulmanas que se sienten acusados de una cosa tan ajena a ellos como nosotros, pero por la cual se sienten obligados a pedir perdón. Pedir perdón a pesar de que el 80% de los ataques terroristas pasen en países musulmanes y la mayoría de víctimas sean musulmanas. No queremos que el terrorismo acabe generando más víctimas por racismo, por xenofobia y por islamofòbia. Los medios, los políticos y la sociedad entera tenemos mucho camino para recorrer en este sentido.

La gente que vestia de azul queremos recordar también que países como Arabia Saudí han sido clave para que movimientos como ISIS existan. Aunque ahora los condene. Y continuamos vendiendo armamento en este país (650 millones los dos últimos años) contraviniendo la ley de armas española, la lógica y la ética. No son armas que se hayan utilizado en el atentado, pero sí que se están utilizando por ejemplo en la guerra del Yemen y generan sufrimiento, desplazamiento y muerte también de personas inocentes como la de las Ramblas. Queremos coherencia en el estamento político.

La gente que vestia de azul queremos recordar que la violencia se combate con no-violencia y no con más violencia. Los atentados se han quintuplicado en todo el mundo después de la guerra de Irak. Afortunadamente, el lenguaje institucional no ha estado de venganza ni de odio, pero hay que ser consecuentes y aquí tenemos también camino para recorrer.

La gente que vestia de azul queremos, más que nunca, que vengan los refugiados porque actos como el del maldito jueves 17 son precisamente los que les hacen huir de su país. No podemos manifestarnos por nuestras víctimas e ignorar el resto incumpliendo la legalidad internacional. Muchos catalanes y catalanas no entenderán ni perdonarán en este gobierno el incumplimiento de este compromiso. Teníamos que acoger 17.337 refugiados y cunado solo quedan 27 de los 730 días que teníamos, han llegado sólo un 10,1%.  Tendrían que llegar cada día 550 para cumplir el compromiso. Es un incumplimiento flagrante muy relacionado con la manifestación. Demasiado. Suficiente para entender que a muchos nos parezca que hay actitudes incoherentes y poco éticas. Con todo el trabajo hecho en el ámbito social en Cataluña y con el consenso social existente por el #VolemAcollir (#QueremosAcoger), este deseo no podía no tener su expresión después de los asesinatos de las Ramblas y a pocos días de plazo de in-cumplir el compromiso.

Y por todo esto –y no por otras cosas– hicimos desobediencia a un cierto modelo de manifestación sólo de luto y de pésame. Lástima que la mayoría de medios hayan querido obviar esta desobediencia porque no les conviene y se hayan limitado a hacer lecturas interesadas de la manifestación.
Todas las políticas pueden ser políticas para la paz o para la guerra y la desigualdad.
La gente que vestia de azul queremos políticas sociales, de igualdad, de paz, de acogida y de refugio.

martes, 22 de agosto de 2017

Cuaderno de vacaciones 2017

Estamos en verano y tanto si estais de vacaciones como si ya trabajáis estos días, muchas personas tenemos un poco más de tiempo. Si es así y tenéis ganas y tiempo de leer, os paso el listado de las seis entradas más leídas este año en mi blog en castellano y también de las seis entradas mas leídas en catalán (porque unas y otras no coinciden al 100%.) He escrito 12 entradas de las cuales 4 tienen alguna relación con el tema de refugiados, 4 en relación a países específicos y 4 de temas diversos

Las cinco entradas más leídas en castellano (y un resumen de su contenido), han sido por este orden:

1. La solidaridad mejor con la cabeza
Las fechas de Navidad y año nuevo, son propicias a las donaciones solidarias y las renovaciones de compromisos. Este año estas fechas coincidieron con el escándalo de la estafa solidaria de los padres de Nadia Nerea y por eso escribí este texto sobre como creo que debe ser nuestra solidaridad.




2. La vida un privilegio
Es una reflexión después de que una compañera que está en República Democrática del Congo me explicara con toda normalidad que cada noche oyen disparos en el barrio. Una noche habían matado a dos militares que habían pillado robando. Y mi compañera añadía: "la vida aquí es un privilegio, no un derecho", y eso me hizo escribir este artículo que tiene al final una dedicatoria a Pere Viñoles

3. 0,7% todavía pendiente
El 0'7% que nunca ha llegado, y para que servía cuando si había un presupuesto que iba hacia la
meta, antes de que los recortes le dejaran en el 0,1%. Una serie de cuatro artículos de cuatro temáticas (género, acción humanitaria y refugiados, ciudadanía y cambio climático) sobre la utilidad de la cooperación con ejemplos reales.

4. Inmunizados contra el hambre
Estamos ante una de las mayores hambrunas desde que se crearon Naciones Unidas en 1945 y no parece haber ni preocupación ni reacción en el resto del mundo. ¿Estamos insensibilizados? ¿Por que? ¿quién es el responsable, los medios, las ONGD, la ciudadanía? Hago una reflexión de todo ello en esta entrada.


5. Pobreza y desigualdad
8 personas con la misma riqueza que 3.500 millones. Cada año es peor. Hablar de desigualdad inquieta porque cuando hablamos de pobreza, estamos hablando de unos terceros, los pobres. Ahora bien, hablar de desigualdad nos implica a la solución para que la línea de la desigualdad todos somos en algún u otro punto y podría ser que al verlo nos tuviéramos que mover. Unas reflexiones tras la publicación de este informe de Oxfam Intermón

6. No es momento de callar
Un grupo de personas en un vuelo de Vueling preguntaron que estaba pasando con un pasajero esposado que sufría. Las reacciones a este hecho me hicieron pensar en esta dinámica tan perversa que nos quieren imponer del "mejor callar para no complicarte la vida".
Y no, nunca podemos callar, pero a estas alturas, mucho menos.
El texto es un agradecimiento a todos los que diariamente no callan ante algo que está mal, llámese abuso, corrupción, injusticia o de cualquier otra manera.

y las cinco entradas mas leídas en catalán (con el resumen también de las no citadas anteriormente) han sido: 

2.¿Qué quiere esconder Sr. Zoido? #SalvarVidasNoEsDelito
A raíz de unas declaraciones del ministro Zoido que decía entre otras perlas: "Hay que concienciar a las ONG que se está para ayudar y no está para favorecer o potenciar la inmigración irregular" escribí este articulo. Es un ataque flagrante a las entidades y personas que están salvando vidas en primera línea y a las que se culpabiliza de la llegada de personas que vienen de otros países. Despues a su manera pidió disculpas pero sus palabras reflejan bien lo que piensa.  #SalvarVidasNoEsDelito
4. La solidaridad mejor con la cabeza

5. Pobreza y desigualdad

miércoles, 2 de agosto de 2017

No es momento de callar

Esta entrada ha sido publicada en el Diari Ara en catalàn y en el blog Pobreza Cero de la Coordinadora española de ONGD en castellano.

"No sé si aquello era legal. Pero si lo era, lo que allí pasaba se contraponía con el concepto de humanidad. Lo que hicimos los pasajeros es responder con humanidad". Estas palabras las dijo Mikel, una de las 11 personas a las que Vueling expulsó de un vuelo a Senegal el viernes 14 de julio, en la rueda de prensa donde lo explicaron unos días después.

Momentos antes de cerrar las puertas del vuelo hicieron entrar en el avión a una persona esposada que gritaba

desesperadamente. Dos personas con guantes blandos la llevaban retenida. Evidentemente se trataba de una deportación. Las criaturas que estaban sentados cerca comenzaron a llorar y hasta una cincuentena de personas se levantaron de sus asientos y pidieron explicaciones a las que nadie respondió. No era ninguna acción organizada. Era la respuesta lógica de unas personas preocupadas por otra persona que aparentemente estaba sufriendo.

Hicieron bajar del avión en todo el pasaje y expulsaron aleatoriamente a 11 personas del vuelo y con la expulsión comenzó para ellas, -la gran mayoría muy jóvenes-, un auténtico calvario de presiones, amenazas y linchamiento en las redes sociales y en algún que otro medio. Estaban muy asustados. Los habían dejado sin vacaciones, y los habían amenazado a tener que pagar multas de miles de euros y a no dejarlos volver a volar. Muchas entidades les dieron apoyo y así se enteraron de que el Estado español deportó entre el 2011 y el 2014, 4.157 personas, una media de 1.039 personas al año. Es decir: el sistema administrativo español es más eficiente deportando personas que acogiendo refugiados porque de las 17.337 personas que nos comprometimos a acoger, sólo hemos acogido 1.615, 808 de media al año. Es triste, pero deportamos más personas, que refugiadas acogemos.

La lección está clara. Todo lleva, como la corriente de un río, a una misma conclusión: si hubieran callado no se hubieran metido en un lío, no se habrían complicado la vida y no les habrían complicado a terceras personas sin ganas de saber por qué pasan las cosas que pasan. Si no quieres problemas, calla. No mires. No preguntes. Si hubieran callado, ahora estarían ya de vacaciones tan tranquilos.

¡Y no! ¡No puede ser! Cada vez que callamos, la injusticia avanza un paso más. Estamos en un momento crítico de desensibilización progresiva a la justicia, a los derechos de las personas por el solo hecho de serlo, a los abusos del poder, a la corrupción y a muchas otras cosas.
¡Y NO! ¡No podemos callar!. No es momento de callar. Es momento de ser valientes si no queremos perder elementos esenciales como personas y como sociedad. Si no queremos perder dignidad y derechos humanos. Hay que andar con los ojos abiertos, preguntarse y preguntar las cosas, y no aceptar lo que es inaceptable, aunque sea legal y habitual. Por eso muchas organizaciones y personas dieron apoyo al manifiesto de los 11 de Vueling.

Aquellos versos del Martin Niemöller que hemos oído mil veces, son hoy más vigentes que nunca.


    Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, 
        guardé silencio, porque yo no era comunista, 
    Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
        guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata,
    Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, 
         no protesté, porque yo no era sindicalista,
    Cuando vinieron a buscar a los judíos, 
        no protesté, porque yo no era judío,
    Cuando vinieron a buscarme, 
         no había nadie más que pudiera protestar.

Martin Niemöller se opuso a la «nazificación» de las iglesias alemanas y fue castigado pero escribió uno de los poemas más populares y clarividentes sobre cómo acabamos para tolerar lo intolerable, pensando que nunca nos afectará directamente.

La respuesta de las 11 personas del vuelo de Vueling es uno de tantos pequeños actos de resistencia diaria, a menudo anónimos, a lo intolerable. Cada acto de resistencia a lo que es injusto, inhumano, a la corrupción, a lo que vemos a nuestro alrededor que no es lógico o es abusivo, es un grano más de arena en la playa de la esperanza y de la humanidad. Es un acto de dignidad que nos reafirma como personas y como sociedad.

Y a esta playa, los temporales de miedo y egoísmo, la están vaciando cada vez más rápido de la arena de esperanza y humanidad.
A los 11 de Vueling y sobre todo a tantos otros que cada día hacen actos de resistencia -que a menudo no ve nadie- hay que agradecerles abrirnos los ojos justo cuando a todos lo que más nos apetecería seria cerrarlos.






Artículo publicado tambien en la revista "El Portal" de Centelles num. 276 de Agosto del 2017