jueves, 31 de diciembre de 2015

Lo más leido en el blog en el 2015 aqui


Hemos terminado el año 2015. Revisado todos los articulos escritos en el blog, los siete artículos más leídos en español en el 2015 són:
1. Navidad 2015. Mi visión de esta Navidad. Diciembre2015 Mi pesebre, Jesús nace como refugiado Desembre2015





2. Elecciones Municipales. ¿Hacemos algo? Mayo de 2015 Demandas que la sociedad civil hacía y sigue haciendo a los partidos ante las elecciones municipales. (Y que también siguen siendo útiles y vigentes para las Elecciones Generales y para las autonomicas)





3. De dónde vienen los refugiados que llegan a Europa? Víaje al Líbano. Noviembre 2015 Como consecuencia de un viaje que hice al Líbano, cuento la situación de los refugiados sirios y palestinos en el Líbano. Un artículo con tres capítulos fruto de las impresiones personales de mi viaje al Líbano.


4. Fiscalidad y empresas del IBEX35 español, ¿un oximoron?  Marzo 2015 Un resumen sobre un informe de Oxfam Intermón que explica qué impuestos pagan y sobre todo cuáles no pagan las empresas del IBEX35 español
5. Top manta: desigualdad global, injusticia local Agosto 2015 Tras los sucesos de Salou donde murió el Sr. Mor Sylla, -un vendedor ambulante senegalès-, se comentaron y escribieron muchos tópicos, bulos y reacciones populares y mediáticas que no se correspondían con la realidad. Este artículo fue mi reacción a estos comentarios y fue publicado en El Periodico.


6. No cambiaremos de opinión "Refugee welcome" Octubre 2015 Es uno de los artículos que hago mensualmente en la revista "El Portal" de Centelles (Cataluña). En el mes de Octubre, el Gobierno no tenía claro aceptar refugiados y el artículo explica porque los tenemos que acoger.








7. El Trailwalker 2015 en Girona  Abril 2015 El trailwalker es una caminata de 100 km con equipos de 4 personas que se hace a beneficio de Oxfam Intermón. La entrada recoge mis sensaciones después de la carrera de este año de Olot en St. Feliu de Guíxols









y los siete más leídos en catalán son similares con el único cambio de los dos últimos que son diferentes y también os destaco aquí:
1.  Elecciones Municipales. ¿Hacemos algo? Mayo de 2015 

4. ¿De dónde vienen los refugiados que llegan a Europa?. Víaje al Líbano. Noviembre 2015
5.  Navidad 2015. Mi visión de esta Navidad. Diciembre2015
6.  Como hablar de "refugiados" en las sobremesas de estas fiestas  Diciembre 2015 Los días de Navidad son propicios a comidas y sobremesas donde a veces los argumentos de la tertulia son poco fundamentados. La entrada expone una serie de argumentos para dotar de contenido los debates de sobremesa en torno al tema de refugiados.
 

7. El Buen Samaritano Octubre 2015 En el mes de octubre el Arzobispo de Valencia hizo unas desafortunadas declaraciones en relación a los refugiados que han de llegar a España. La entrada es la respuesta adaptada al interlocutor, en forma de parábola bíblica


Muchas gracias a todos!
 Y feliz 2016! 
Procuraré seguir escribiendo cosas que os interesen! :)

jueves, 24 de diciembre de 2015

Navidad 2015. Mi visión de esta Navidad


Cada año hago un belen que es mi interpretación de donde hubiera nacido Jesús si hubiera nacido este año 2015. Si Jesús hubiera nacido en el 2015, bien hubiera podido nacedo en la el valle del Bekaa, en Libano  
Aquí teneis la crónica y el vídeo del belen del 2015.


Estos días ha estallado con más fuerza el conflicto en el país. Diez millones de personas han tenido que huir de sus casas y cuatro millones han cruzado la frontera hacia los países vecinos.

Se han instalado al otro lado de la frontera, en pequeñas agrupaciones de personas que vienen del mismo pueblo o zona. La frontera a este lado es un valle fértil, agrícola, poco poblado, con cultivos dispersos, que no estaba preparado para acoger gente. No hay campos de refugiados sino asentamientos ilegales diseminados,  porque no son reconocidos como refugiados debido a problemas oficiales que no entienden.

José y María habían decidido no marchar como todo el mundo porque María estaba embarazada y le faltaban pocos días para que la criatura naciera. Pero la proximidad de los combates les ha hecho cambiar de opinión y unas semanas más tarde han partido, a pesar del riesgo.

Debido al estado de María, el trayecto se hace largo y pesado. Después de caminar unos días, de noche y a escondidas, han cruzado la frontera por las montañas (hace días que la frontera está cerrada)

Al amanecer han llegado al valle y han buscado a los suyos entre los diversos asentamientos. Nadie les ha sabido indicar dónde estaban. Han intentado llamarles con el poco saldo que quedaba en el móvil, pero sin éxito. No ha tenido respuesta ni a las llamadas ni a los WhatsApps.

Después de buscar todo el día dónde alojarse y a su gente, cuando ha oscurecido sin haberlos encontrado han decidido refugiarse en un cobertizo de maquinaria agrícola. María ya tenía dolores de parto y al comenzar la noche ha dado a luz a su hijo. Están cerca del tractor que ha faenado los campos todo el día y todavía tiene el motor caliente. Esto les conforta un poco. Afuera hace mucho frío. Al nacer han envuelto a su hijo con un jersey y lo han puesto en el asiento del tractor, que es el lugar más caliente y protegido.

Ya de noche, cuando Ángel, su vecino del pueblo -también refugiado- ha conseguido cargar su móvil y disponer de wifi, ha encontrado todas las llamadas perdidas y todos los WhatsApps de José y María. El último enviado era una geolocalización de donde estaban. Cuando Ángel lo ha visto, ha ido corriendo a avisar a todo el mundo y han decidido ir a buscarlos.

El cobertizo se ha ido llenando de gente de todos los lugares adonde ha llegado el mensaje. Ahora sí que el WhatsApp hierve con las fotos del niño que están enviando los primeros que han llegado.

Ha sido una fiesta. Unos llevaban mantas, otros comida, leña para calentarse y poco más porque los refugiados no tienen casi nada. Uno de ellos los apuntará mañana por la mañana en las listas del ACNUR a pesar de que ya no inscriben más refugiados. Otro les ha prometido que buscará un espacio con un alquiler asequible para que puedan plantar su tienda de refugiados. Todo el mundo ha ido ofreciendo lo que podía.

Al mismo tiempo la comunidad internacional ha acordado un plan de pacificación de su país. Este niño les ha devuelto la alegría y la esperanza. El desinterés internacional de su problema les tenía profundamente desanimados. Y por eso María y José han decidido que se llamará Jesús, que quiere decir "el salvador".

Unos días después han pasado tres ONG internacionales. La primera les ha ofrecido un gran plástico y maderas para poder hacer su casa. La segunda un depósito de agua y una letrina. Y la tercera unos vales para alimentación durante dos meses.

Mientras, algunos compatriotas siguen llegando a Europa. Están centrando la atención de los medios europeos que ya hablan de crisis de refugiados a pesar de ser solo una pequeñísima parte de los refugiados del país. Y a pesar de ello siguen maltratados, humillados, muriendo ahogados en el Mediterráneo, en manos de mafias inhumanas o considerados terroristas por algunos políticos irresponsables.

La potente Europa -con todos sus recursos- se ve incapaz de resolver la pequeña parte visible del iceberg aunque  la inmensa mayoría de los refugiados hay que buscarlos lejos de las fronteras europeas. Los países vecinos siempre son los que llevan la peor parte

Y José y María -y los "niños Jesús" que nacen en estos asentamientos- sólo sueñan en poder volver, algún día, a su país.

Les da mucha fuerza, coraje y esperanza ver que en todo el mundo hay personas que, sin conocerlos de nada, han decidido acogerles, reivindicar sus derechos y exigir a los gobiernos que trabajen por la paz y la justicia (no por la guerra) en su país de origen.


Texto en otros idiomas

CATALAN       http://bit.ly/LCSpessebre15CAT
PORTUGUES  http://bit.ly/pessebre15POR
ENGLISH        http://bit.ly/pessebre15ENG
FRANÇAIS      http://bit.ly/pessebre15FRA
ARABE            http://bit.ly/pessebre15ARAB

 Album de imagenes del Belen:
Nadal 2015. La meva visió del nadal d'aquest any



Belenes de años anteriores: 

Pistas para hablar sobre los refugiados en las cenas de Navidad



Esta entrada ha sido publicada en el blog 3500 millones. Encontrais tambien la entrada allí


Son fiestas de Navidad. Fiestas de comilonas y largas sobremesas con família o con amigos. Las cenas y comidas de estos días son lo más parecido al Debate
sobre el Estado de la Nación. Entre viandas, regalos y turrones, se desata la opinión de los distintos miembros de la familia, o los amigos, y nos sentimos en la obligación de opinar todos sobre todo. Si, como es previsible, se pone sobre la mesa la cuestión de los refugiados, a continuación proponemos algunos elementos útiles para la conversación.

Siempre hay un familiar que es un trozo de pan, y su forma de ver el asunto es que tiene espacio libre en casa y que ha pensado en acogerlos. O que quiere enviar mantas y prendas de abrigo a los lugares por donde pasan las personas que huyen de la guerra. Es positiva y comprensible la ansiedad asistencial que nos sale a todos por hacer lo que podemos, pero la buena voluntad hay que canalizarla bien. No es tan fácil meter a una familia en casa: tanto ellos como nosotros tenemos derecho a la intimidad y a tener un hogar propio. Tampoco están resultando útiles los envíos de material indiscriminado a las personas que llegan a Europa buscando refugio.

Si de verdad queremos ser solidarios es mucho mejor apoyar con nuestro dinero –lo poco o mucho que cada persona o familia pueda- a entidades que trabajan eficazmente para evitar que las personas se vean obligadas a emigrar, para mejorar las condiciones en los países de tránsito o para que tengan una acogida digna en los países de destino.

Aunque el problema nos estremece ahora porque han llegado a Europa, hace muchos años que en el mundo hay refugiadas y refugiados. Deberíamos responder con cabeza, este año, el pasado y el siguiente, haya o no refugiados en nuestras playas y fronteras. Lo mejor para los propios refugiados es que no tengan que venir. Y para eso, nada mejor que presionar a los gobiernos para que resuelvan conflictos en lugar de encenderlos más.
No faltará tampoco,- siempre hay alguien-, que con ánimo de provocar o porque es más amigo ‘del orden’, apelará a la idea de que esto es una invasión, que estas personas que vienen se cargarán nuestros valores, nuestra cultura y nuestras tradiciones, al estilo de François Hollande o del Arzobispo de Valencia.

Ante este argumento, las imágenes que a menudo vemos en los medios nos serán lamentablemente de gran ayuda. ¿De qué valores estamos hablando? ¿Los de maltratar a inocentes que huyen de la guerra? ¿Los de no facilitar asilo en embajadas de manera que la gente tiene que arriesgar su vida y ponerse en manos de las mafias para huir? ¿La de suprimir el dispositivo de rescate en el Mediterráneo y permitir la muerte de 4.000 personas solo en 2015? Nuestro país, como casi todos, ha firmado protocolos internacionales que nos obligan a dar refugio. Eso sin olvidar que de alguna forma los países europeos hemos contribuido a los conflictos que hoy desangran Oriente Medio (por ejemplo, mediante la venta de armas). Y deben cumplirlo.
Y la palabra invasión… invasión, invasión… No sería el caso. Las personas que están llegando representan el 0,2% de la población europea, y además vienen sin nada encima, hundidas psicológica y moralmente por el horror que han visto y vivido.

Con la conversación ya más apasionada, puede que surja otro tema al que conviene poder dar respuesta: “están permitiendo la entrada de terroristas como los de Paris”. Llegados a este punto la respuesta debe ser contundente. Los refugiados no son terroristas, sino que huyen justamente de los terroristas, de los atentados terroristas que se cometen casi a diario en sus países, de su violencia y su radicalismo. Además, es importante destacar que los refugiados que cruzan Europa han tenido que deshacerse de casi todo a lo largo del camino (o se lo han robado). Y no llevan armas: es importante saber que pasan controles en cada frontera que cruzan. Es cierto que después del atentado de París se dijo que habían encontrado un pasaporte sirio de uno de los terroristas que había hecho la misma ruta que los refugiados. Después se vio que era un pasaporte falso. Los terroristas, gente con recursos y organización, no llegan andando. Llegan en avión.

Con los tópicos ya resueltos pueden llegar algunos asuntos más peliagudos a la conversación. El efecto llamada sería uno. Lo mejor para responder a esto es remitirse a los hechos. Las personas que buscan asilo en  Europa huyendo de un conflicto no vienen por el efecto llamada sino por el efecto huida. No se trata de modificar las condiciones de llegada, sino de evitar las condiciones que provocan la huida. Estamos en una crisis donde el efecto llamada tiene poca o ninguna relevancia. Una razón más para poner la vista y los esfuerzos en solucionar las causas que originan la migración.

Hay unas cuantas preguntas que pueden surgir en este punto y para las que resulta útil tener algunos datos:

  • Hay 60 millones de personas desplazadas en el mundo. 8 de cada 10 viven en países en desarrollo. Líbano tiene en su territorio 1 refugiado por cada 4 habitantes, muy lejos de la proporción que ha llegado a Europa este 2015.
  • Mientras 8 de cada 10 personas que llegan a Europa provienen de un conflicto, la misma proporción de desplazados en el mundo lo son por causas económicas y no cuentan con recursos para llegar a Europa.
  • La mayor parte de los desplazados sirios están dentro de Siria: son unos 6 millones. Otros 4 millones han emigrado a otros países. La mayoría están en Líbano, Jordania o Turquía. Muy lejos de los 17.000 que ha aceptado España.

Y si en algún momento se produce ese inevitable silencio, es la ocasión para darnos un baño de realidad sobre la situación en España. Mientras nuestros gobernantes marean la perdiz hablando de los 17.000 que vamos a acoger, hasta hoy solo hemos acogido a 12 personas (la mayoría viene de Eritrea). Y mientras tanto mantenemos cerrada a toda costa la frontera sur donde también hay personas sirias, aun a costa de vulnerar los derechos humanos, la legislación internacional y los mínimos principios de humanidad

“¿Y qué hay que hacer? ¿Dejarlos pasar a todos? ¡Es insostenible! Yo entiendo la política del Ministro del Interior y las devoluciones en caliente”, dirá alguien. Aquí ya tienes derecho a enfadarte un poco. Además de que es intolerable, ilegal y reprobable lo que obligan a hacer a la Guardia Civil en Ceuta y Melilla, este es un tema de humanidad. Todos somos personas. Todos tenemos unos derechos mínimos por el solo hecho de serlo. Si alguien no los tiene, tiene todo el derecho a buscarlos donde pueda. Y mientras haya alguien en el mundo que no los tenga, los que sí disfrutamos de derechos mínimos tenemos la obligación de hacer todo aquello que esté en nuestras manos para  que los recuperen, no por generosidad o solidaridad, sino por justicia.

En algún momento tendremos que retomar la comida y cambiar de tema. Pero no sólo habremos resuelto dudas y dilemas, sino que con un poco de suerte habremos hecho pensar a la familia, a los amigos, habremos abierto horizontes. Y con un poco más de suerte, esta Navidad habrá sido diferente. Nos habremos acercado todos un poco más a la esencia de esta fiesta: la humanidad.


Y ya que es Navidad os recomiendo un post i un video relacionado con este. Es mi belen sobre refugiados:
Mi visión de esta Navidad. Jesús nace en un campo de refugiados:
TEXTO  i VIDEO  



jueves, 17 de diciembre de 2015

Refugiados que no vienen, refugiados que no los son



La luna llena resplandeciente ilumina esta noche todo el interior de la tienda. Sólo tiene que atravesar el plástico blanco con las letras UNHCR (ACNUR) que la cubre desde que llegaron hace 2 años.

Venían huyendo de la guerra, de Siria , dejando atrás casa, tierras y ganado. Se fueron sin nada.

Se establecieron en el Líbano, en la fértil Valle de Bekaa, justo detrás de las montañas que marcan la frontera. Estan tan cerca, que por la noche oyen el ruido de los bombardeos en su país.

Dentro, los once miembros de la familia duermen directamente sobre unas esteras que los separan del suelo, tapados con unas mantas. Están a 900m de altura y hace frío, pero no encienden la estufa porque todavía se puede soportar. El invierno es muy frío y tienen muy poca leña. En alguna de las tiendas la luz de la luna entra un poco menos porque por dentro han podido poner una tela que hace más agradable la estancia y los aísla un poco del frío.

Viven en el Líbano sin ser reconocidos como refugiados. Líbano no reconoce los refugiados a pesar de que tienen un millón. Uno por cada cuatro libaneses. Y como no están reconocidos, tienen que pagar alquiler por el espacio donde plantan la tienda.

Las ONG les ha provisto de agua y letrinas. UNHCR les da  27dolares por persona/mes para todos los gastos. El coste de la vida sólo es un poco más bajo que en nuestro país. Como no están reconocidos no pueden trabajar legalmente; lo hacen esporádicamente, a escondidas y cobrando una miseria.
La vida es dura en el Valle de Bekaa, y todo el mundo ruega que no se complique aun más, ya que no tienen asistencia sanitaria y muchos de sus hijos tampoco pueden ir a la  escuela. Por chocante que nos parezca, la inmensa mayoría de refugiados sirios, los que más sufren, no son los que vienen a Europa. Sorprendentemente la mayoría de los Sirios, los que estan en Libano, Jordania, Turquia y en la propia Síria no salen nunca en nuestros informativos.

Hoy les ha visitado un trabajador de Oxfam Intermón y pese a que sólo piensan en volver a casa le han preguntado porque no les pueden poner un barco para llegar a Europa y evitar tanto sufrimiento y las mafias del camino

No he sabido que contestar, silencio, pero he pensado que es imprescindible presionar a los gobiernos que trabajen decididamente por la Paz en Siria,
Y mientras no lo hacen deberíamos ayudarles más y mejor.


Artículo publicado en la columna mensual de la revista El Portal de Centelles (Num 256 Diciembre 2015)

sábado, 5 de diciembre de 2015

Discapacidad, vulnerabilidad y pobreza. Dia Mundial de la Discapacidad.

El 3 de diciembres era el día Mundial de la Discapacidad. Todos los que de un modo u otro convivimos con la discapacidad sabemos que su proximidad supone un ingrediente extra de lucha a toda la familia.

Para que nuestros hij@s tengan las mismas oportunidades u oportunidades similares al resto de niños y nñas, es necesario que padres, herman@s y toda la sociedad, gane este espacio.

Desgraciadamente todavía hay que luchar por ello. En nuestro país estamos lejos de tener una escuela inclusiva, un ocio inclusivo, un trabajo inclusivo y en definitiva una vida inclusiva para todas la personas
.
A veces nos desesperamos personalmente y nos quedamos sin fuerzas para seguir luchando, o pensamos que no lo conseguiremos nunca.
Para momentos como este, os pongo la foto de hoy.

Se llama Fauzi, tiena la síndrome de Down,  es Siria, refugiada y es la primera chica que me vino a saludar cuando llegamos al asentamiento de Al Nahar-Budai en el Libano. No se prácticamente nada de ella. Hablaba árabe y no la entendía. No se cuantos años tiene. Pero viéndola y estándo un rato con ella tuve suficiente para que la cabeza se disparara a pensar muchas cosas

Todos los que tenemos hijos/as con el Sd de Down, sabemos que supone tener un hijo/a con Sd. de Down.
Me cuesta pensar cómo se puede vivir en las condiciones en las que viven los refugiad@s Sirios en el Líbano.
Se me hace imposible imaginar cómo puede vivir  un niño/a con la Sd. de Down y su familia en estas condiciones.

Por nuestros hijos e hijas, pero especialmente para aquellas personas que no tendrán ninguna oportunidad, ni siquiera probablemente la de sobrevivir, continuaremos luchando cada día.











jueves, 26 de noviembre de 2015

¿De dónde vienen los refugiados que vienen a Europa? Viaje al Líbano (III)


He esperado un buen rato antes de escribir la tercera parte, para digerir lo que he visto y escuchado hoy. Aviso que el texto que sigue, no es agradable de leer y conocer.

Hoy he estado en Shatila. Shatila es un campo de refugiados palestinos. Bueno, campo de refugiados no lo es, porque en el Líbano oficialmente no hay refugiados (aunque uno de cada cinco habitantes lo sea).

Está dentro de Beirut y se accede a el a través de un punto de control del ejército. Es un barrio entero donde sólo hay palestinos. Es el barrio donde originariamente ubicaron a los palestinos que huyeron de los israelíes en 1948. Barrio histórico donde han pasado muchas cosas graves durante todos estos años.

Actualmente, a los 10.000 palestinos que vivían, hay que añadir 10.000 palestinos más de los que estaban en campos en Siria y que han tenido que huir a Líbano. No es el único campo de palestinos que hay en el Líbano. Hay unos 400.000 dispersado en varios asentamientos.

Shatila se ha ido levantando informalmente a medida que las necesidades lo requerian. Son edificios de 4, 5 6 y hasta 8 pisos que nunca han sido pensados ​​como edificios pero que ahora ya lo son. La gente auto-construye un piso más cuando lo necesita y puede. Es el primer campo de refugiados vertical que he visto nunca.
Evidentemente un barrio que ha crecido así como podéis ver en las fotos, no tiene ninguna garantía. A pesar de todo esto y que las calles están llenos de socabones y de agua que no sabes de dónde viene ni a dónde va, la verdad es que esta bastante limpio todo dadas las condiciones.

A los refugiados palestinos "de toda la vida", el gobierno Libanés les deja trabajar en unas categorías de trabajo muy concretas que sólo son las de servicios manuales y peor pagadas, las que no quiere hacer nadie más, vaya.

Realmente es difícil pensar cómo se puede vivir en estas condiciones. A pesar de ello he visto escuelas y guarderías bastante dignas y ONGs locales que trabajan para dignificar espacios y vida dentro del barrio.

Hemos visitado una familia de las últimas que han llegado de Siria. Vivían en los campos de refugiados palestinos en Siria. Esta en concreto vivían en un campo en Damasco donde había 300.000 palestinos y donde ahora, con todo destruido, sólo quedan 3.000.

Tuvieron que huir sólo con lo que llevaban puesto, después de que las bombas destruyeran su casa y vieran morir a familiares. Una mujer había perdido el marido y otra había perdido un hijo de 14 años.

Los han enviado Shatila. Ellos mismos buscaron algún lugar donde ir fuera de Beirut, pero no lo encontraron. En Shatila deben pagar alquiler del cuarto donde está viviendo. En este caso se encuentra en  un cuarto piso en el que he subido por una escalera precaria, donde goteaba agua por todas partes, con hierros de construcción saliendo de todas las paredes y cables colgando en cada esquina. La vivienda eran 3 ambientes donde estaba toda la familia ampliada, sencillos pero dignos y limpios.
Les cobran 350$ al mes con agua y luz. Los primeros meses pudieron hacer frenbte al pago pero ahora ya no pueden. Tienen una ayuda de 27 $ persona/mes para todo. Antes les daban un suplemento de 100$ por el  alquiler pero ahora ya no se lo dan. Como comprabaran, ... las cuentas no salen. Y si veis donde viven y lo que les cobran, ... es absolutamente indecente!. Hay ONG locales que les ayudan, pero no alcanzan a cubrir todas las necesidades.

Los refugiados palestinos que vienen de Siria, no tienen estatus reconocido de refugiado y por tanto no pueden trabajar ni siquiera en ninguna de las categorías donde están trabajando los palestinos que ya hace años que viven aqui.
Sin poder trabajar, sin ingresos, con alquileres altísimos, viviendo en estas condiciones, ... no saben cómo pasarán el día mañana y sólo piensan en volver! ¡aunque ya no saben dónde!

La hija de 15 años por ejemplo ha terminado la escuela primaria en el barrio, pero no se ha podido hacer el examen final de escolarización porque no podian pagar lo que vale el examen. Como tienen prohibido salir del barrio, aun con el examen aprovado no podria seguir estudiando porque deberia hacerlo fuera del barrio. En el barrio sólo hay escuela primaria.

Hemos tenido poco tiempo para poder charlar. En la cabeza tenía muchas preguntas, vuetras preguntas y las mias. La traducción del inglés al árabe y viceversa lo hacía todo más lento y seguro que he perdido muchos matices entre las dos lenguas. Pero aunque hubiera tenido todo un dia y supiera árabe, estoy seguro de que tampoco lo hubiera entendido todo. He aprendido que a pesar de que, como occidentales que somos, necesitamos entenderlo todo, no lo podemos hacer, dentro las limitadas coordenadas que tenemos.

Solo se que en el Líbano, en Beirut, hay gente viviendo en unas condiciones inimaginables a metros de una ciudad que funciona de manera bastante parecida a las nuestras. Que a pesar de ser todos refugiados, los hay de primera y de segunda. Que están enfrentados entre sí por opciones políticas y tienen y se tienen miedo. Y que no pueden salir del barrio, ni hacer nada.

Estas familias si que tienen casi todos familiares en Europa. Y los que estan aqui sólo sueñan en irse. Solamente los disuaden los  4.000$ por cabeza que saben que necesitan, porque ni los tienen ni los tendrán nunca en estas condiciones.

Por mal que los tratamos en Europa, para ellos seguirá sin duda la mejor opción, y por lo tanto no podremos parar nunca la emigración mientras haya refugiados viviendo en estas condiciones. Tratarlos mal no les disuadirá. Nunca los trataremos bastante mal.

Me preguntan porque Europa no les pone un barco y les ahorra el trance y el gasto del camino que solo alimenta mafias y les impide tener una esperanza. No les he contestado nada. Creo que tampoco esperaban la respuesta.

He salido caminando por las estrechas y húmedos calles de Shatila en silencio. Sin atreverme a hacer más fotos, ni a mirar más caras, a pesar de la mayoría seguían sonriendo.

En la guardería tienen un curso este sábado con las madres para hablar de los abusos morales, físicos y verbales a los niños. No puedo justificar ningún abuso (aunque dicen que son pocos casos), pero no me atrevo a juzgar ninguna reacción de personas que tienen que vivir en estas condiciones.

Y me reafirmo en lo de ayer. Si no resolvemos la guerra y el conflicto, el resto no lo podremos "solucionar" nunca de ninguna manera por muchos recursos que destinemos...














miércoles, 25 de noviembre de 2015

¿De donde vienen los refugiados que llegan a Europa? Viaje a Líbano (II)

En català
Es continuación de Viaje al Líbano (I)

Hoy hemos vuelto en el Valle de Bekaa pero a otra población que se llama Ghazzeh, aunque la he visto escrita de dos maneras más.

La situación en Ghazzeh es parecida a la que describia ayer. Asentamientos informales con "casas" hechas con plástico del ACNUR esparcidas por toda la geografía. La característica que choca aquí es que por cada libanés hay cuatro refugiados. La situación es aún más difícil. La población local se queja de que se ayude a los refugiados y no se les ayude a ellos y se ha decidido ayudar a todo el mundo en función de las necesidades y no del origen.
ONGs como Oxfam Intermón lo tenemos complicado. Hemos generado dos trabajos comunitarios. El primero es el mantenimiento de calles y de jardines de la población. El pueblo tiene un jardín central que ahora esta precioso y como es el único lugar de recreo de la población, es un servicio tanto para refugiados, como para locales que nunca antes  habían tenido un espacio así.
El segundo es aún más útil pero aparentemente menos bonito. El agua y las letrinas es algo que hemos procurado que todos tengan, pero hay un tema complicado de resolver, y es el volumen de basura que se generan con tanta población.
La basura se acumula y acumula sin orden ni concierto y la población que ya tenía este problema antes de los refugiados, la ha visto multiplicado por cinco con su llegada. Para solucionar esto, el segundo proyecto que hemos hecho es construir una pequeña planta de tratamiento de la basura, donde se hace la selección para poder vender y aprovechar lo que se pueda hacer compost con la fracción orgánica. No podemos tratar ni de lejos toda la basura que se genera, pero conseguimos un tratamiento integral del vertedero que al menos evita los malos olores, genera algunos ingresos y da trabajo a 10 o 12 familias más.
Pero aún así no es ideal. A los refugiados en Líbano sólo los dejan trabajar de temporeros o en trabajos de servicios, y con una segunda condición, no pueden trabajar más de un mes al año.
Por lo tanto cada mes tenemos gente nueva y gente que pasa a no tener trabajo. La situación por lo tanto no mejora sustancialmente.

Hemos seguido visitando familias y escuchando historias. La primera familia que hemos visto esta mañana, nos confirmaban lo que todo el mundo nos decía ayer. Solamente esperan el momento de volver a casa. En este caso además porque están viviendo con los nietos de un hijo del que hace tres años que no saben nada.
Tanto en esta como en las demás familias los niños y niñas no pueden ir a la escuela, o va sólo alguno de los hijos

En todas las casas, cuando entramos, buscan enseguida en el único rincón de la casa donde tienen cuatro cosas, el papel que demuestra que se inscribieron en su día como refugiados. Lo tienen plastificado con una bolsa de plástico y bien protegido. Es el tesoro más precioso porque es lo unico que les permite demostrar que de un modo u otro que son refugiados.

La mayoría de la gente hace ya entre 3 y 4 años que están en Líbano. Las casas estan arregladas y limpias y todas tienen el suelo alfombrado con diferentes alfombras. Las pared de plástico, el suelo de alfombra, y una estufa de leña son el denominador común de todas las casas. Nada más. Ni camas ni armarios ni ... nada. Solamente en alguna hay que añadir un mueblecito con una Tv. Y sorprende en mitad de esta pobreza la Tv y las antenas parabólicas. Son televisores y parabólicas viejas y destartaladas, pero están por todas partes. Las usan para ver los informativos porque es el unico momento del dia que se sienten todavía en su país, viendo las noticias que verían si estuvieran en sus casa y víendo también como esta quedando todo el país. Me preguntabais que piensan de cómo los estamos tratando en Europa, y ninguna familia me ha dicho nada. Saben que hay gente que viaja a Europa, pero no son del suyos y no parecen saber nada de como les va.

Aquí oscurece pronto y antes del anochecer debemos estar en Beirut. Por la noche nunca se sabe que puede pasar. Con el silencio de la noche, el ruido de bombas en Siria se escucha nítidamente dicen. Estan demasiado cerca de la frontera para estar seguros.

Antes de partir hemos visitado un asentamiento que estaba mucho mejor que el resto. Hay 350 familias y se ha construido con dinero de la cooperación de Arabia Saudí. Evidentemente si hubiéramos empezado por este nos hubiera parecido muy malo, pero viniendo de los anterior era una mejora evidente. Toda la gente que había en este campo eran sunies. Y es que los asentamientos por  informales que sean juntan families sólo de la misma población y religión, porque la desconfianza mutua es importante.

Lo tenía claro antes de partir, pero aun más ahora: la única solución es que termine el conflicto en Siria. Y para eso más que abatir cazas rusos o bombardear ciudades donde viven inocentes, lo que hay es cortar fuentes de financiación de la guerra y hacer presiones e iniciativas diplomáticas para lograr la paz.
Cualquier otra cosa, no irá a ninguna parte.

Puedes continuar el relato en Viaje al Líbano (III)