martes, 26 de septiembre de 2017

Incumplen, pero seguimos



Hace 214 días, coincidiendo con la manifestación de multitudinaria de Casa Nostra Casa Vostra en Barcelona, nació el contador de #VenidYa. Con medio millón de personas en la calle, con una de las movilizaciones solidarias más grande de la ciudadanía, empezábamos el camino convencidos que con el empuje de muchas personas e instituciones lo conseguiríamos. Hemos encontrado complicidades en muchísimas personas, gobiernos, ayuntamientos. Y esto nos dio esperanza.

Desde entonces cada día hemos estado en las redes diciendo cuántos días y personas faltaban por llegar. 360 entidades adheridas, millones de visualizaciones del contador, periódicos ayuntamientos, radios, televisiones, etc. han mantenido la llama del contador todos estos 218 días. Hasta hacernos pesados, lo sabemos, pero era la única manera de no olvidarlo.

Y ha llegado el día, el 26 de septiembre. Y el 88% del compromiso se ha incumplido. 15.354 personas que tenían una débil esperanza conservada entre luchas, huidas, humillaciones, engaños, violencia y desprecio, ven como la llama se apaga.

Mañana los estados europeos no tendrán ninguna obligación de acoger a nadie más. Ninguna sanción. Ningún compromiso. El plazo ha caducado y el compromiso desaparecerá como el vestido de la cenicienta. Sí, los acuerdos europeos son así de perversos. Mientras están en vigor no los puedes denunciar porque todavía los pueden cumplir. Cuando se acaban no los puedes denunciar porque han caducado.

Se han creado movimientos sociales solo para el tema, se ha presionado a políticos y dirigentes, manifestaciones, complicidades de medios, partidos y gobierno autónomos, denuncias a la comisión europea, campañas conjuntas como #VenidYa y #OrgulloDeIncumplir , etc. y nada parece haber sido suficiente para cambiar esta realidad, porque el plazo ha vencido.

 No sé si los dirigentes europeos, el Sr. Rajoy, el Sr. Zoido i el Sr. Fernandez Diaz hoy dormirán tranquilos porque se han sacado un peso de encima. O si mirándose al espejo serán conscientes del mal que han hecho, no ejerciendo su responsabilidad. Hoy han hecho el mundo un poco peor. No es un buen balance para ir a dormir tranquilo saber que has hecho el mundo peor.


La presión, aparentemente sólo ha servido para que en estos 214 días hayan llegado de media algo más del doble de personas que en el periodo anterior. El doble es mucho, pero el total de personas llegadas, 1983 es muy poco.


Es un 88% de incumplimiento. Las legalidades para el gobierno de España son relativas. Sólo son intransigentes con la legalidad cuando sopla a favor del que piensan, no cuando sopla a favor de las personas y la justicia.

Y 17.337 son solo un grano de arena en los 22,7 millones de personas huyendo de conflictos en todo el mundo. Y ni siquiera hemos podido ser coherentes con el minúsculo grano de arena, con el que el gobierno se había comprometido.

A pesar de que numéricamente es un fracaso, hay que poner las cosas en su lugar. Antes de la llegada de refugiados en Europa, muchas entidades ya estábamos trabajando con refugiados. Aquí y allí. Después del fraude del compromiso europeo en general y del español de una manera destacada, seguiremos trabajando por los que no han venido y por todas las personas refugiadas que tenemos en el planeta. Y por las que ya tenemos en casa, donde hay que mejorar mucho la acogida. La lucha ni empezó aquí, ni acaba hoy.

Y a pesar de que hoy se cumpla el plazo con un 88% de incumplimiento, e todos los pueblos y ciudades de nuestra geografía hemos levantado el tema, las asambleas de Stop Madre Mortum, Bienvenidos Refugiados y otros movimientos sociales, siguen llenas de gente y actividad, el barco racista no ha podido atracar en ningún puerto catalán, sigue habiendo barcos salvando vidas en el mediterráneo y todos somos más conscientes de una realidad que no teníamos suficientemente presente.

El papel de la sociedad catalana ha sido una sociedad ejemplar. No lo suficiente para cambiar la actitud de este gobierno español y de la UE, pero ejemplar. Y toda Europa lo sabe y lo envidia.
Los problemas que se han gestado durante años, no se pueden resolver en unos meses. Es más, para resolverlos siempre hemos dicho que aparte de la acogida hay que trabajar por las causas que los originan. La sociedad catalana después de una etapa cerrada en sus problemas ha vuelto a mirar afuera y a responder. Y somos una sociedad más madura, más formada y más preparada para seguir luchando.

Hay millones de personas en algún lugar del mundo, desesperadas, la lucha de las cuales no nos permite que nos rindamos. La dignidad de mucha gente y la dignidad propia es un mismo concepto y una misma cosa mucho más entrelazada de lo que pensamos.

La lucha por un mundo mejor esta sobre todo llena de personas que no se plantean la vida de ninguna otra manera que no sea con coherencia.

Muchas gracias a los que, dentro todas vuestras luchas por la dignidad de alguien, habéis destinado un espacio a la dignidad de las personas refugiadas. Y especialmente muchas gracias a los que seguiréis luchando

Y un abrazo a todos aquellos que en algún rincón de Europa esperan un espacio de refugio y acogida. Seguiremos trabajando para que lo encontráis.

Más información:
  • Vídeo de la campaña #OrgulloDeIncumplir de varias entidades españolas.


  • Resumen de cifras de acogida y situación comparativa de l'España con el resto de Europa Europa


     















sábado, 9 de septiembre de 2017

¿Victimas del terrorismo?

Este de agosto nos ha trastornado el eje Barcelona-Cambrils. Ha sido el foco mediático de la información en los medios y en las redes. Después de Londres, París, Bruselas, Niza, Estocolmo y Berlín, le ha tocado en Cataluña. En dos años han perdido la vida en Europa en atentados, 266 personas. Una barbaridad de muertes gratuitas. El terrorismo es una lacra. La respuesta y la solidaridad de la ciudadanía ha sido ejemplar. Las redes se han teñido de luto y de apoyo a las víctimas. Las televisiones y las radios han desplazado equipos a cubrir los atentados y hemos seguido, segundo a segundo, la evolución de los hechos y la persecución de los responsables. Estamos ante un problema muy grave y algunas voces han dicho que Europa es el objetivo del terrorismo mundial y que se trata de una ofensiva del islam hacia el cristianismo o los valores de la vieja Europa. Toda esta atención ha generado miedo.
En España es 100 veces más probable que muramos de un
accidente de tráfico que de un ataque terrorista.
Y a pesar de todo nos da más miedo el ataque terrorista

Pero si abrimos el foco (siempre hay que hacerlo) y miramos datos globales veremos que en el 2015, el terrorismo mató en todo el mundo a 29.376 personas.

- Nos sorprende porque comparativamente a las 266 de Europa en dos años, 29.376 en un año son muchas y porque del resto de atentados casi ni  hemos oido hablar.

- Nos sorprende porque no hay ningún estado europeo entre los 20 países donde más personas han muerto.

- Nos sorprende porque 24.642 de las víctimas, el 83,9% del total, corresponden a 10 países. 10 países musulmanes.

- Nos sorprende porque no podremos decir ni que nuestros países están especialmente castigados ni hablar contra Islam porque la inmensa mayoría de víctimas en el mundo son musulmanas.

Nos miramos el mundo por el ojo de la cerradura, y pensamos que lo que vemos es todo lo que hay. La información que nos llega es sólo la del  ojo de nuestra cerradura. Y el mundo es mucho más grande.

Quizás conocíamos alguien de los afectados en Cataluña, pero son tan lejanas las víctimas otras capitales europeas como lo son las de Nigeriano, Libia o Chad. Nos une con todas ellas el mismo: la humanidad.

Luchamos contra el terrorismo y la violencia. Luchamos contra todo el que atenta gratuitamente contra vidas humanas. Contra todas las vidas humanas. Porque no hay vidas de primera y de segunda, sólo hay vidas y personas.



Artículo publicado en la revista "El Portal" de Centelles num. 277 de Septiembre del 2017