miércoles, 11 de mayo de 2016

Otro terremoto

Esta vez en Ecuador. Pero sorprendentemente ha desaparecido de los medios en poco días. Y ha sido muy potente y mortífero. Y la realidad y los testimonios de abandono de las victimas son sobrecogedores aunque no salgan en ningun medio. Algunos hechos acaparan los medios días y días y otros, de magnitudes similares o mas grandes, ni los mencionan casi. Pero a las ONG nos toca intentar estar en todas partes con criterios más de justicia que de noticia.

Y curiosamente este terremoto ha coincidido casi con el aniversario de otro. El 25 de abril del 2015, el terremoto de Nepal, ocupaba muchos informativos y tuvo mucho eco popular. Aún así, ya veis que un año después, ni siquiera el aniversario ha sido noticia. Consumimos informaciones como pañuelos de papel, aunque la realidad no son pañuelos de papel.

E independientemente de lo que hacemos nosotros con la realidad, ella sigue su curso. Cuando las cámaras llegaron, las ONG ya hacia años que estabamos. Cuando las camaras se fueron, las ONGD siguieron trabajando. Cuando el primer aniversario no sale en los diarios, hay gente que sigue malviviendo y personas y organizaciones que no ha parado de trabajar para enderezar la situación.

Murieron 9.000 personas, quedaron heridas 22.000 y quedaron sin vivienda 750.000 familias. A 8 millones de personas afectadas les ha cambiado la vida para siempre. Y son 8 millones de nombres e historias personales diferentes y particulares.

No podremos rehacer lo que el terremoto destruyó. No podremos rehacer las vidas que se llevó. No podremos rehacer todas las estructuras que la tierra hizo caer al temblar. No podremos devolver el país donde estava porque el camino no se puede deshacer.
Pero si que podemos acompañar a comenzar un nuevo camino duro, entre escombros y dolor, a los que han quedado y se han quedado sin nada.
A veces instalando agua.
A veces instalando letrinas.
A veces pagando sueldos para arreglar estructuras comunitarias.
A veces proveyendo de semillas y herramientas para volver a empezar cuando no quedaba nada.
A veces ayudando a construir casas sencillas con plásticos y maderas para cubrirse mínimamente.
A veces exigiendo a los gobiernos que comprometieron ayuda, que la den.

Esto es lo que hemos estado haciendo (más información). Oxfam Intermón y otras entidades entre las que quiero destacar Amics del Nepal que se han volcado en esta situación de emergencia.

Y lo seguiremos haciendo mientras tengamos apoyo de personas que independientemente de lo que digan los medios confían en unas entidades que con otros criterios más centrados en la persona, trabajan antes, durante y después de la noticia en muchos lugares y junto a muchas personas.


Imágenes de los afectados en el terremoto de equador realizado por Pablo Tosco de Oxfam Intermón:


Artículo publicado en el num 261 de la revista "El Portal" de Centelles de mayo del 2016