jueves, 14 de marzo de 2013

Vidas a 83 dólares


He tenido el privilegio de conocer la Luz Marina y Maria, dos "Madres de Soacha" que han recibido, en el Parlamento de Cataluña, el premio Constructores de Paz que otorga el Instituto Catalán Internacional por la Paz.

Las "Madres de Soacha" son mujeres muy humildes, con muy pocos estudios, que se organizaron para encontrar a sus hijos que habían desaparecido. Enfrentando el miedo y la lógica de guerra que recomienda "mejor no hacer nada", investigaron durante meses hasta encontrarselos asesinados a unos cientos de kilómetros de su casa. Los había matado el ejército 3 días después desaparecer.

Buscando respuestas, sufrieron amenazas muchas veces y tuvieron que oir que sus hijos eran guerrilleros. El juez dijo a la Luz Marina que según un informe militar su hijo era un líder guerrillero y llevaba un fusil en su brazo derecho. Como explica ella -con una serenidad impactante-, difícilmente alguien se convierte en líder guerrillero, o ni siquiera en guerrillero, sólo tres días después de salir de casa, sobre todo cuando su hijo tenía una grave discapacidad intelectual, y una parálisis en la parte derecha del cuerpo le impedía llevar ningún fusil.

Su investigación destapó la realidad de los "Falsos positivos". Son asesinatos de jóvenes inocentes que los hacen pasar por guerrilleros por el dinero, ascensos y otros beneficios laborales que da el Gobierno, a los soldados que matan a un guerrillero. Los conflictos armados en países empobrecidos tienen consecuencias terribles y brutales como esta: al menos 3.500 jóvenes inocentes han sido asesinados por esta estrategia militar.

Estas madres no lo tienen nada fácil. El Ministro de Defensa responsable de los "Falsos positivos" durante la presidencia del anterior presidente Uribe, se llamaba Santos, y ahora es el presidente de Colombia.

Fueron valientes en investigarlo, y son valientes hoy en explicarlo, con el apoyo y la ayuda de las ONG que les garantiza, aunque precariamente, que no las van a matar al volver a casa. Si en circunstancias más difíciles y con menos recursos ellas han podido, tirando de voluntad y de solidaridad internacional, nosotros tenemos que poder con las injusticias de nuestra casa. Gente como Luz Marina y María, con coraje y esperanza, han empujado todas las luchas por la paz y la dignidad en todo el mundo a lo largo de la historia.

* 83$ es ​​lo que pagaban a los reclutadores, los soldados -no se sabe exactamente- cobraban entre 1.500 y 2.500 $ por cada guerrillero ejecutado.

Si quereis ver o escuchar a les madres de Soacha las podeis encontrar aquí: 

Publicado en la revista de Centelles "El Portal" num 224 de Abril del 2013
Publicar un comentario