sábado, 6 de febrero de 2016

Desigualdades alimentarias, Navidad, contradicciones ...





Llevamos unos días comiendo en exceso. Reciclamos y reaprovechamos la comida tanto como podemos. Pero durante el año acabamos tirando comida porque se daña o caduca. Los supermercados y los restaurantes y los comedores escolares, también acaban tirando comida. Hay fruta y verdura que se destruye porque no tiene el tamaño o el aspecto adecuado. Y todo esto pasa mientras en nuestro país hay gente que revuelve contenedores de basura buscando comida y en otros países hay gente que muere de hambre. El hambre es probablemente el problema más antiguo de la humanidad.

Afortunadamente tenemos iniciativas para evitar el desperdicio de los alimentos. El Banco de Alimentos está trabajando muy bien para evitar que se tire comida. Son iniciativas dirigidas tanto a productores como a supermercados. Reaprovecha los alimentos que se acabarían tirando, para gente que los necesita.
A nivel europeo hay también entidades como la Plataforma Aprovechemos los Alimentos que impulsan iniciativas para favorecer legislaciones y hábitos que eviten el despilfarro de los alimentos (caducidad, envases, etc). También estan trabajando muy bien y están consiguiendo importantes avances.

Todo esto ayuda a racionalizar el consumo y redistribuir excedentes localmente. Es un paso adelante importante para luchar contra el hambre en nuestro pais, pero no nos sirve para arreglarlo a nivel mundial.

No podemos pensar en redistribuir alimentos desde donde hay excedentes hasta donde no los hay cuando las distancias son tan largas. Los costes económicos del transporte, los medioambientales y culturales lo hacen inviable e insostenible. Es necesario que en cada país, en cada región haya una producción adaptada a la demanda, es decir, que cada país o región del mundo tenga "soberanía alimentaria".

Tampoco podemos continuar con el consumo excesivo de proteínas que hacemos en nuestro pais ya que no es sostenible para el planeta. El agua, los cereales y todo el impacto ecológico necesario para producir carne, hacen que el planeta no pueda producir suficiente si todo el mundo consume en exceso. El planeta puede producir comida para 10.000 millones o sólo por 1.500 millones, según si la dieta es la necesaria o es excesiva.

Para hacer frente a esta realidad se necesitan acciones individuales (reducir y adaptar nuestro consumo al necesario), y col·lectivas. Hay que apoyar a ONGs, entidades e iniciativas que trabajan para hacer que la producción de alimentos en cada país y región sea la necesaria, es decir, tengan soberanía alimentaria.
               

Artículo publicado en la columna mensual de la revista El Portal de Centelles (Num 257 Enero 2016)
Publicar un comentario