viernes, 17 de octubre de 2014

Contra pobreza, fiscalidad

El 17 de octubre es el Día Mundial de erradicación de la pobreza. Este año todas las entidades que trabajan en la pobreza tanto en españa como en el exterior han acuerdado este año en poner el acento en la fiscalidad, aunque nadie piense de entrada en esto cuando hablamos de pobreza.
Cuando hablamos de pobreza seguimos dando vueltas a si el dinero llega, si no son primero los de casa y si el Banco de Alimentos funciona bien. Cuando se habla de pobreza estamos acostumbrados a imaginarnos que hablaremos de falta de dinero, de paro, de que no hay suficiente comida, de sequías, etc

Nuestro sistema económico es muy imperfecto si lo que queremos es hablar de derechos, de dignidad humana y de equidad. La pobreza es la última consecuencia de una cadena de desigualdades invisibles como la de capacidades, la de oportunidades, la de poder, la de recursos etc
No es fruto del azar, ni de la mala suerte, ni culpa del destino.
Lo primero para reducir las desigualdades entre los que más tienen y los más pobres es asegurar que los pobres no lo sean más y tengan unos mínimos dignos. Unos mínimos de salud, de educación, de lo imprescindible para vivir sin nadie esté por debajo del umbral de la pobreza. La herramienta más importante que tenemos actualmente para garantizar esto se llama fiscalidad.

La desigualdad es global. Los ricos tienen tanto dinero que han comprado los gobiernos y están imponiendo sus normas (las 80 personas más ricas del mundo tienen la misma fortuna que los 3.500 millones más pobres). Oxfam Intermón estamos trabajando en muchos países del mundo para introducir una fiscalidad redistributiva, transparente, participativa y justa. Si un gobierno no tiene ingresos no se le puede exigir que cumpla con sus deberes.

Y mientras encontramos margen para mejorar la situación en muchos países los pobres "de siempre", encontramos cada vez más problemas para proponer reformas en los países ricos, incluido el nuestro.

Consecuentemente, nuestra fiscalidad no es transparente, grava básicamente a la clase media y asalariada y no lucha con contundencia contra el fraude fiscal.

Por eso si somos astutos entenderemos que una de las acciones más inteligente que podemos hacer es luchar por una fiscalidad redistributiva.

Nos dirán que hacemos política y les diremos que sí! ...que para resolver un tema tan vital, las opciones, aparte de personales, son básicamente políticas.

Más información:

Campaña Pobreza Cero (Estat Espanyol CONGDE)
- Campanya Pobresa Zero (CAT):
- Oxfam Intermón : Informe fiscalidad "Tanto tienes, tanto pagas"

- Plataforma Catalana per una fiscalitat Justa


Articulo publicado en la columna mensual de la revista El Portal de Centelles. (Num 242 Octubre2014)
Publicar un comentario