miércoles, 25 de noviembre de 2015

¿De donde vienen los refugiados que llegan a Europa? Viaje a Líbano (II)

En català
Es continuación de Viaje al Líbano (I)

Hoy hemos vuelto en el Valle de Bekaa pero a otra población que se llama Ghazzeh, aunque la he visto escrita de dos maneras más.

La situación en Ghazzeh es parecida a la que describia ayer. Asentamientos informales con "casas" hechas con plástico del ACNUR esparcidas por toda la geografía. La característica que choca aquí es que por cada libanés hay cuatro refugiados. La situación es aún más difícil. La población local se queja de que se ayude a los refugiados y no se les ayude a ellos y se ha decidido ayudar a todo el mundo en función de las necesidades y no del origen.
ONGs como Oxfam Intermón lo tenemos complicado. Hemos generado dos trabajos comunitarios. El primero es el mantenimiento de calles y de jardines de la población. El pueblo tiene un jardín central que ahora esta precioso y como es el único lugar de recreo de la población, es un servicio tanto para refugiados, como para locales que nunca antes  habían tenido un espacio así.
El segundo es aún más útil pero aparentemente menos bonito. El agua y las letrinas es algo que hemos procurado que todos tengan, pero hay un tema complicado de resolver, y es el volumen de basura que se generan con tanta población.
La basura se acumula y acumula sin orden ni concierto y la población que ya tenía este problema antes de los refugiados, la ha visto multiplicado por cinco con su llegada. Para solucionar esto, el segundo proyecto que hemos hecho es construir una pequeña planta de tratamiento de la basura, donde se hace la selección para poder vender y aprovechar lo que se pueda hacer compost con la fracción orgánica. No podemos tratar ni de lejos toda la basura que se genera, pero conseguimos un tratamiento integral del vertedero que al menos evita los malos olores, genera algunos ingresos y da trabajo a 10 o 12 familias más.
Pero aún así no es ideal. A los refugiados en Líbano sólo los dejan trabajar de temporeros o en trabajos de servicios, y con una segunda condición, no pueden trabajar más de un mes al año.
Por lo tanto cada mes tenemos gente nueva y gente que pasa a no tener trabajo. La situación por lo tanto no mejora sustancialmente.

Hemos seguido visitando familias y escuchando historias. La primera familia que hemos visto esta mañana, nos confirmaban lo que todo el mundo nos decía ayer. Solamente esperan el momento de volver a casa. En este caso además porque están viviendo con los nietos de un hijo del que hace tres años que no saben nada.
Tanto en esta como en las demás familias los niños y niñas no pueden ir a la escuela, o va sólo alguno de los hijos

En todas las casas, cuando entramos, buscan enseguida en el único rincón de la casa donde tienen cuatro cosas, el papel que demuestra que se inscribieron en su día como refugiados. Lo tienen plastificado con una bolsa de plástico y bien protegido. Es el tesoro más precioso porque es lo unico que les permite demostrar que de un modo u otro que son refugiados.

La mayoría de la gente hace ya entre 3 y 4 años que están en Líbano. Las casas estan arregladas y limpias y todas tienen el suelo alfombrado con diferentes alfombras. Las pared de plástico, el suelo de alfombra, y una estufa de leña son el denominador común de todas las casas. Nada más. Ni camas ni armarios ni ... nada. Solamente en alguna hay que añadir un mueblecito con una Tv. Y sorprende en mitad de esta pobreza la Tv y las antenas parabólicas. Son televisores y parabólicas viejas y destartaladas, pero están por todas partes. Las usan para ver los informativos porque es el unico momento del dia que se sienten todavía en su país, viendo las noticias que verían si estuvieran en sus casa y víendo también como esta quedando todo el país. Me preguntabais que piensan de cómo los estamos tratando en Europa, y ninguna familia me ha dicho nada. Saben que hay gente que viaja a Europa, pero no son del suyos y no parecen saber nada de como les va.

Aquí oscurece pronto y antes del anochecer debemos estar en Beirut. Por la noche nunca se sabe que puede pasar. Con el silencio de la noche, el ruido de bombas en Siria se escucha nítidamente dicen. Estan demasiado cerca de la frontera para estar seguros.

Antes de partir hemos visitado un asentamiento que estaba mucho mejor que el resto. Hay 350 familias y se ha construido con dinero de la cooperación de Arabia Saudí. Evidentemente si hubiéramos empezado por este nos hubiera parecido muy malo, pero viniendo de los anterior era una mejora evidente. Toda la gente que había en este campo eran sunies. Y es que los asentamientos por  informales que sean juntan families sólo de la misma población y religión, porque la desconfianza mutua es importante.

Lo tenía claro antes de partir, pero aun más ahora: la única solución es que termine el conflicto en Siria. Y para eso más que abatir cazas rusos o bombardear ciudades donde viven inocentes, lo que hay es cortar fuentes de financiación de la guerra y hacer presiones e iniciativas diplomáticas para lograr la paz.
Cualquier otra cosa, no irá a ninguna parte.

Puedes continuar el relato en Viaje al Líbano (III)
Publicar un comentario