jueves, 26 de noviembre de 2015

¿De dónde vienen los refugiados que vienen a Europa? Viaje al Líbano (III)


He esperado un buen rato antes de escribir la tercera parte, para digerir lo que he visto y escuchado hoy. Aviso que el texto que sigue, no es agradable de leer y conocer.

Hoy he estado en Shatila. Shatila es un campo de refugiados palestinos. Bueno, campo de refugiados no lo es, porque en el Líbano oficialmente no hay refugiados (aunque uno de cada cinco habitantes lo sea).

Está dentro de Beirut y se accede a el a través de un punto de control del ejército. Es un barrio entero donde sólo hay palestinos. Es el barrio donde originariamente ubicaron a los palestinos que huyeron de los israelíes en 1948. Barrio histórico donde han pasado muchas cosas graves durante todos estos años.

Actualmente, a los 10.000 palestinos que vivían, hay que añadir 10.000 palestinos más de los que estaban en campos en Siria y que han tenido que huir a Líbano. No es el único campo de palestinos que hay en el Líbano. Hay unos 400.000 dispersado en varios asentamientos.

Shatila se ha ido levantando informalmente a medida que las necesidades lo requerian. Son edificios de 4, 5 6 y hasta 8 pisos que nunca han sido pensados ​​como edificios pero que ahora ya lo son. La gente auto-construye un piso más cuando lo necesita y puede. Es el primer campo de refugiados vertical que he visto nunca.
Evidentemente un barrio que ha crecido así como podéis ver en las fotos, no tiene ninguna garantía. A pesar de todo esto y que las calles están llenos de socabones y de agua que no sabes de dónde viene ni a dónde va, la verdad es que esta bastante limpio todo dadas las condiciones.

A los refugiados palestinos "de toda la vida", el gobierno Libanés les deja trabajar en unas categorías de trabajo muy concretas que sólo son las de servicios manuales y peor pagadas, las que no quiere hacer nadie más, vaya.

Realmente es difícil pensar cómo se puede vivir en estas condiciones. A pesar de ello he visto escuelas y guarderías bastante dignas y ONGs locales que trabajan para dignificar espacios y vida dentro del barrio.

Hemos visitado una familia de las últimas que han llegado de Siria. Vivían en los campos de refugiados palestinos en Siria. Esta en concreto vivían en un campo en Damasco donde había 300.000 palestinos y donde ahora, con todo destruido, sólo quedan 3.000.

Tuvieron que huir sólo con lo que llevaban puesto, después de que las bombas destruyeran su casa y vieran morir a familiares. Una mujer había perdido el marido y otra había perdido un hijo de 14 años.

Los han enviado Shatila. Ellos mismos buscaron algún lugar donde ir fuera de Beirut, pero no lo encontraron. En Shatila deben pagar alquiler del cuarto donde está viviendo. En este caso se encuentra en  un cuarto piso en el que he subido por una escalera precaria, donde goteaba agua por todas partes, con hierros de construcción saliendo de todas las paredes y cables colgando en cada esquina. La vivienda eran 3 ambientes donde estaba toda la familia ampliada, sencillos pero dignos y limpios.
Les cobran 350$ al mes con agua y luz. Los primeros meses pudieron hacer frenbte al pago pero ahora ya no pueden. Tienen una ayuda de 27 $ persona/mes para todo. Antes les daban un suplemento de 100$ por el  alquiler pero ahora ya no se lo dan. Como comprabaran, ... las cuentas no salen. Y si veis donde viven y lo que les cobran, ... es absolutamente indecente!. Hay ONG locales que les ayudan, pero no alcanzan a cubrir todas las necesidades.

Los refugiados palestinos que vienen de Siria, no tienen estatus reconocido de refugiado y por tanto no pueden trabajar ni siquiera en ninguna de las categorías donde están trabajando los palestinos que ya hace años que viven aqui.
Sin poder trabajar, sin ingresos, con alquileres altísimos, viviendo en estas condiciones, ... no saben cómo pasarán el día mañana y sólo piensan en volver! ¡aunque ya no saben dónde!

La hija de 15 años por ejemplo ha terminado la escuela primaria en el barrio, pero no se ha podido hacer el examen final de escolarización porque no podian pagar lo que vale el examen. Como tienen prohibido salir del barrio, aun con el examen aprovado no podria seguir estudiando porque deberia hacerlo fuera del barrio. En el barrio sólo hay escuela primaria.

Hemos tenido poco tiempo para poder charlar. En la cabeza tenía muchas preguntas, vuetras preguntas y las mias. La traducción del inglés al árabe y viceversa lo hacía todo más lento y seguro que he perdido muchos matices entre las dos lenguas. Pero aunque hubiera tenido todo un dia y supiera árabe, estoy seguro de que tampoco lo hubiera entendido todo. He aprendido que a pesar de que, como occidentales que somos, necesitamos entenderlo todo, no lo podemos hacer, dentro las limitadas coordenadas que tenemos.

Solo se que en el Líbano, en Beirut, hay gente viviendo en unas condiciones inimaginables a metros de una ciudad que funciona de manera bastante parecida a las nuestras. Que a pesar de ser todos refugiados, los hay de primera y de segunda. Que están enfrentados entre sí por opciones políticas y tienen y se tienen miedo. Y que no pueden salir del barrio, ni hacer nada.

Estas familias si que tienen casi todos familiares en Europa. Y los que estan aqui sólo sueñan en irse. Solamente los disuaden los  4.000$ por cabeza que saben que necesitan, porque ni los tienen ni los tendrán nunca en estas condiciones.

Por mal que los tratamos en Europa, para ellos seguirá sin duda la mejor opción, y por lo tanto no podremos parar nunca la emigración mientras haya refugiados viviendo en estas condiciones. Tratarlos mal no les disuadirá. Nunca los trataremos bastante mal.

Me preguntan porque Europa no les pone un barco y les ahorra el trance y el gasto del camino que solo alimenta mafias y les impide tener una esperanza. No les he contestado nada. Creo que tampoco esperaban la respuesta.

He salido caminando por las estrechas y húmedos calles de Shatila en silencio. Sin atreverme a hacer más fotos, ni a mirar más caras, a pesar de la mayoría seguían sonriendo.

En la guardería tienen un curso este sábado con las madres para hablar de los abusos morales, físicos y verbales a los niños. No puedo justificar ningún abuso (aunque dicen que son pocos casos), pero no me atrevo a juzgar ninguna reacción de personas que tienen que vivir en estas condiciones.

Y me reafirmo en lo de ayer. Si no resolvemos la guerra y el conflicto, el resto no lo podremos "solucionar" nunca de ninguna manera por muchos recursos que destinemos...














Publicar un comentario