viernes, 2 de septiembre de 2016

Hace un año, Aylan



Hoy hace un año te encontramos en una playa. Y todo el mundo supo que te habían encontrado sin vida en la arena con tu jersey rojo, tus pantalones y tus zapatos de charol.

No habías tenido tiempo de tener sueños. Estabas muerto en la playa por "culpa" de los sueños de tus padres. No eran sueños de un coche potente, ni de un móvil de última generación, ni de una comida exótica. Era el sueño de vivir. Sólo de vivir. El sueño de vivir sin que desde el cielo amenacen cada día tu vida.

Y tu figura llena de paz en la arena, se ha convertido en el icono del sueño de una vida en paz. De tu vida en paz. De la vida de 450 niños más que la han perdido este año. De los sueños de más de 6.000 personas que este año se han ahogado entre el mar y la dejadez de los estados.

Desgraciadamente, si no hubieran muerto, sus sueños, no estarían cumplidos y nuestros gobiernos te tendrían malviviendo en algún rincón con la amenaza de volverte allí de donde huías. Aylan, los sueños de vida, de dignidad que dejaste en esa playa los hemos recogido muchas personas de buena voluntad.


Un año después seguimos luchando contra los que dicen que están a nuestro servicio, para poder acogeros. Vuestros sueños, que mecen las olas que te dejaron en la playa, sacuden nuestras conciencias. Seguiremos trabajando para que los sueños de muchos niños, jóvenes, adultos y ancianos no acaben en ninguna otra playa.

Un abrazo Aylan, allí donde estés.









Publicar un comentario