sábado, 17 de septiembre de 2016

Si España no cumple, no es por dejadez, no.


Desespera porque parece que la indiferencia se vuelve normalidad y nos acostumbramos a ella. Nos acostumbramos hasta el próximo titular, el próximo Ayllan o la próxima foto sobrecogedora. Entonces volvemos a preguntarnos: ¿Pero para que esto no se enfoca de otra manera de una vez por todas?

El lunes 19 de septiembre comienza una cumbre de Naciones Unidas en Nueva York. Hay alguien más que piensa como nosotros, porque ha puesto el tema como trabajo central en la cumbre. Y sin embargo, ya sabemos -a estas cumbres todo llega cocinado- que no habrá un gran cambio. Pero el martes hay margen para la esperanza. El martes es el día en el que por un lado los países concretan sus compromisos de la cumbre y también es día en que Obama ha convocado una cumbre de jefes de estado para hablar sobre refugiados. Obama quiere acabar el mandato haciendo un gesto claro hacia las personas refugiadas y quiere que salga algo concreto y tangible.

 Y esto es importante porque no hemos llegado aquí por dejadez. Es por una clara voluntad política. El mundo está movidito. Tenemos más conflictos que hace 10 años. Se venden un 20% más de armamento. El cambio climático sólo en la versión "El Niño" está afectando a más de 60 millones de personas. Y la desigualdad extrema sigue creciendo. Y esto implica la vulnerabilidad de cada día más personas que dispondrán de menos recursos para hacer frente a un conflicto, a una catástrofe o una sequía. Y sólo tendrán la opción de irse de su casa. Las consecuencias de todo ello son un incremento muy importante de refugiados y desplazados como se puede ver en el gráfico.
65,3 millones de personas forzadas a desplazarse por un conflicto.21,3 millones de refugiados40,8 millones de desplazados internos,3,2 millones de solicitantes de asilo



En esta situación, los estados, en vez de coger el toro por los cuernos, han decidido buscar mecanismos para no ver el toro. Y España es el alumno aventajado de la clase. Nos lo cuenta el último informe de Oxfam Intermón.

El Estado Español:


1. Ha bloqueado prácticamente todas las vías legales y seguras de llegada. Solamente hemos acogido un 2,7% de lo que nos habíamos comprometido.  Y ponen muchos o todos los obstáculos para no dar visados humanitarios, reunificaciones familiares, visados a estudiantes o acoger a embajadas y consulados. De alguna manera aseguramos que legalmente no venga nadie o casi nadie.

2. Ha reducido los fondos de asistencia. Los presupuestos que teníamos de cooperación o acción humanitaria que son los que están destinados a combatir las causas que obligan a las migraciones forzadas, los han reducido un 67%. Y lo hacen en el mismo periodo en el que las necesidades de asistencia se multiplicaban por cinco. No satisfechos con esta reducción, destinan fondos de cooperación a la acogida de refugiados en España, con lo que dejan de destinar fondos a las causas para combatir los síntomas. Preocupante. Esto es destinar los fondos a resolver situaciones en vez de destinarlos a combatir los problemas.

3. Se ha inhibido en política exterior. Tampoco tenemos suerte en los esfuerzos que no implican presupuesto al gobierno Español. Su silla en el Consejo de seguridad no ha servido para impulsar el tema, ni abanderar la defensa de las personas que se ven obligadas a marchar por conflictos. No lo ha hecho ni en la UE ni en ninguna cumbre internacional. Y no sólo no lo abanderan sino que firman acuerdos que van contra el derecho internacional y contra la resolución de todo el parlamento español, como el acuerdo entre UE y Turquía.

4. Ha bloqueado las fronteras. Para acabar de rematar la faena, España desde la crisis de los "cayucos" de 2006 -con un gobierno socialista- empezó a blindar las fronteras con mecanismos físicos (vallas y vigilancia), diplomáticos y de acuerdos internacionales del famoso "Plan África ". Algunos de ellos sibilinos como condicionar la ayuda al control de fronteras lejos de casa. Y eficaces. De todas las personas que este año han intentado entrar en Europa, siendo la española la única
frontera terrestre, sólo registró el 1% de las entradas. Por eso Cameron y el embajador de Hungría y en general los estados Europeos destacan que España es un modelo a seguir en el control de fronteras. Y en el resto de Europa están copiando paso a paso lo que ha hecho España.
Obvian, que este "modelo a seguir" tiene en este momento hasta 5 organismos jurídicos internacionales con denuncias al Gobierno Español por violaciones de los
Derechos humanos en el blindaje de fronteras.


 Y esto nos lleva a extremos tan perversos como saber que en 2015 se gastaron en Ayuda Humanitaria de 45 millones de € y 300 millones de € en la valla de Melilla.











Estas cuatro razones, nos permiten ver claro que no es dejadez sino una estrategia intencionada y estratégicamente perversa. Tanto, que es insostenible.

Y es por eso que en la cumbre, o cualquier otro día no muy lejano, esto cambiará. Precisamente porque es de cortedad de miras, insostenible, inhumano y va contra las propias leyes que tenemos establecidas.

Tendremos que esperar al martes a ver si los compromisos españoles y de otros estados del mundo, hacen un giro aunque sea simbólico en esta cuestión. Los desplazamientos, las migraciones no las solucionaran pasando el balón a los estados vecinos, por mucho que les paguemos y sobornemos.

Algún día los políticos, - aunque no sea por derechos, ni por ética- se daran cuenta que no abordar el problema, no afrontarlo, es la peor solución egoístamente hablando. Como decía Susan Georges hace unos años: "Si no lo quieren hacer por solidaridad, que lo hagan por egoísmo. Pero que lo hagan, porque las consecuencias de no abordarlo serán peores"
El miércoles sabremos si esta será la ocasión para que los políticos empiecen a hacer el cambio o tendremos que esperar a la próxima.



Más Información:




  • "Sin protección en la frontera sur"   Servicio Jesuita de Migrantes y la Universidad de Comillas Aconsejo la lectura de este informe sobre lo que ocurre en la frontera de Ceuta y Melilla.





Publicar un comentario